Quantcast

Cinco iniciativas, misma ilusión

Pese a la difícil situación actual, los ‘teamers’ de Cinfa mantienen activa su solidaridad. De los 17 proyectos sociales con los que colaborarán en los próximos meses, ya han podido entregar aportaciones de 3.500 euros a cinco proyectos sociales distintos. 

El ‘Teaming’ de Cinfa continúa entregando ayudas a causas que los propios trabajadores de la empresa han propuesto y elegido en la que ya es su novena edición. Este proyecto de solidaridad en equipo consiste en agrupar microdonaciones que realizan los empleados. Así, las personas que lo desean, aportan un euro de su nómina mensual, que se destina a un proyecto concreto y tangible elegido por los mismos trabajadores y en el que la empresa también puede colaborar.

Entre los últimos proyectos seleccionados, se han abordado iniciativas centradas en promover la investigación de enfermedades neurodegenerativas, proporcionar alimento a personas que se encuentran en campos de refugiados o mejorar la calidad de vida de niños con dificultades en el desarrollo o con cardiopatías.

La primera asociación que ya ha invertido su donación es Zaporeak, una iniciativa en la que trabajan para fomentar proyectos que aúnen gastronomía y solidaridad. Esta asociación surge cuando un grupo de personas altruistas dedicadas a la gastronomía decide participar en diferentes acciones humanitarias.

“En 2016 vieron cómo vienen las personas refugiadas desde Turquía intentando cruzar el mediterráneo para llegar a Europa y, ante esta situación, quisieron aportar su granito de arena. Se desplazaron a Grecia y fueron cambiando de un proyecto a otro hasta hoy. Actualmente, se encuentran dando de comer a 2.000 personas refugiadas en la isla de Lesbos, principalmente a los colectivos más vulnerables como mujeres embarazadas, niños, personas con enfermedades crónicas, etc.”, comenta la responsable de comunicación, Irati Azkue.

Zaporeak cuenta con una cocina propia situada en el campo de refugiados de Moria, el mayor de todo Europa. En él, se encuentran más de 18.500 personas, a pesar de que el espacio estaba preparado para unas 2.500. “El catering que ofrece el gobierno griego no es suficiente para todos y muchos esperan durante 2 o 3 horas para alcanzar una comida que ni es digna ni es de buena calidad, y que muchas veces ni les llega”.

Un equipo de unas 12 personas, formado por voluntarios del País Vasco y también refugiados, trabaja para dar de comer a todas las personas que pueden, 2.000 al día. “Cada menú nos cuesta 1,05€ así que todas las donaciones e inversiones que recibimos se dirigen directamente a poder cocinar estos menús diarios. Todas las donaciones que recibimos, como la del ‘Teaming’ de Cinfa, se invierten positivamente en un tiempo muy breve”.

La investigación que no para

Otra de las asociaciones que ha invertido ya la donación del Teaming de Cinfa es Enach Asociación, en este caso, en el proyecto Braincure. Antonio López, padre de dos hijas diagnosticadas con esta patología y fundador de dicha asociación, asegura que los resultados de este proyecto son “muy buenos, positivos y esperanzadores, pero esto solo acaba de empezar, tenemos que seguir trabajando muy duro. Por eso, el dinero del equipo de Cinfa lo hemos destinado a seguir trabajando en Braincure”.

Las ENACH congregan diferentes subtipos de una enfermedad neurodegenerativa causada por acumulación cerebral de hierro, de origen genético y muy raras, que no tienen cura. Cuando diagnosticaron a la primera hija de Antonio, este comenzó a buscar una solución, ya que hasta ahora la enfermedad no tiene tratamiento y, principalmente, afecta a niños que nacen sin ningún problema y se les va desarrollando con el crecimiento. Como padre, no podía resignarse a ver cómo su hija iba perdiendo diferentes habilidades como andar, hablar o comer.

“Comencé a moverme solo, pero aquello era muy complicado, así que constituí la asociación. A partir de ahí, mi objetivo era lograr visibilidad para que más familias pudiesen unirse y apoyarnos juntos. Empezamos a movernos fuera de España, buscando un grupo de investigación que pudiese implementar algo del modo más inmediato posible, necesitábamos una solución para nuestros hijos cuanto antes”.

Quisieron priorizar su esfuerzo en la búsqueda de fármacos que ya estuvieran en el mercado y que pudieran ser una opción terapéutica, ya que crear un fármaco nuevo era imposible, tanto por dinero como por tiempo. Después de buscar por medio mundo, Antonio decidió un día participar en una mesa redonda del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, donde se le acercó  José Antonio Sánchez Alcázar, investigador y biólogo celular, interesado en ayudarle.

Comenzaron a trabajar juntos y se dieron cuenta de que, para seguir avanzando, necesitaban incorporar cada vez a más gente al grupo de investigación: bioquímicos, farmacéuticos, neurólogos, etc. Después de mucho trabajo y esfuerzo, empezaron a probar con diferentes medicamentos ya existentes en el mercado y observaron que niños que estaban en una fase muy avanzada, comenzaban a recuperar habilidades que ya se daban por perdidas.

“Este momento marca un antes y un después, por eso es entonces cuando decidimos ponernos a trabajar en el proyecto ‘Braincure: medicina de precisión personalizada para las ENACH’, en el que hemos invertido la donación del equipo de Cinfa”.

Desde Navarra hasta República Dominicana

Hasta República Dominicana, llega la recaudación del ‘Teaming’ a través de la Fundación Concordia, una organización sin ánimo de lucro creada por los Misioneros de los Sagrados Corazones y que lleva a cabo diversos proyectos sociales en favor de poblaciones desfavorecidas de todo el mundo.

En España, hay 5 delegaciones a través de las cuales se trabaja en República Dominicana, Argentina, África y Cuba. La fundación se gestiona a través de las diferentes donaciones que recibe y con las actividades que realizan para recaudar dinero. “Todos los años planteamos nuevos proyectos a través del patronato, y este año uno de los que se presentó fue el de la máquina de hematología respaldado por Cinfa”, explica Mª Luisa Luquin, representante de la delegación de Navarra.

Gracias a la donación de Cinfa, se ha podido adquirir e instalar una máquina de hematología en el Centro Médico Sagrados Corazones, un centro de Atención Primaria de salud, ubicado en los barrios marginales de Santo Domingo Oeste, en República Dominicana. “Hay muchas infecciones tanto víricas como bacteriológicas que no se llegan a detectar porque muchos pacientes no tienen la posibilidad de hacerse un estudio sanitario. A través de esta máquina, se pueden hacer múltiples diagnósticos para ser tratados posteriormente”.

Campamento terapéutico para niños y adolescentes 

Otra iniciativa que ha recibido la ayuda del ‘Teaming’ es la propuesta por la Asociación Navarra de Apoyo a la Infancia y la Familia (ANAIF), que tenía previsto celebrar este verano un campamento terapéutico para niños.

La asociación agrupa a familias con hijos con neurodiversidad funcional y sociofuncional. “Entre las personas a las que se dirige nuestra acción, hay personas con dificultades en la expresión emocional, en el mundo de las relaciones sociales, trastornos de la comunicación y expresión social. No nos cerramos a ningún diagnóstico, pero, por norma general, son chavales que tienen problemas a la hora de socializar”, comenta Regina Laquidáin, tesorera de la entidad.

“Sus diagnósticos en muchos casos son invisibles, lo que dificulta aún más su manera de relacionarse, se genera rechazo hacia ellos. Tenemos niños desde los 8 años hasta chavales de 20, que la mayoría de ellos llevan trabajando con nosotros prácticamente toda su vida. Sin la ayuda necesaria, serían personas dependientes  y con muchas dificultades”.

Uno de sus proyectos consiste en realizar un campamento terapéutico en verano para los más pequeños. En él, se pretende desarrollar la autonomía personal, la comunicación, así como la socialización e integración de los niños, además de poner en práctica lo aprendido a lo largo del año.

“Este año no va a poder ser. El proyecto en el que pensábamos invertir la ayuda de Cinfa era el campamento de verano y, dada la situación actual tendremos que posponerlo, pero invertiremos la donación en el campamento del año que viene. Nos da mucha pena tener que cancelar el campamento después de tantos años haciéndolo y viendo sus resultados”.

Talleres con corazón

Por último, está la iniciativa propuesta por la Asociación Pequeña Guerrera, una entidad que nace en el año 2016, para ayudar a las familias de niños y niñas con cardiopatías en Navarra.

Como indica Desireé Lara, fundadora de la asociación “la cardiopatía es el defecto congénito con el que más nacen los niños, y el objetivo principal de la asociación es acompañarnos y apoyarnos entre familias”.

“Fundé hace poco más de tres años la asociación y ya somos unas 30 familias de afectados. Mi hija falleció un septiembre y un mes más tarde empecé con esto. Quería crear algo suyo, algo por lo que siempre fuese recordada y esto me ayudó a llevar mi duelo y a ayudar a diferentes familias que estaban pasando por lo mismo. La labor que estamos haciendo entre todos es muy bonita”.

El proyecto que ha recibido el respaldo de Cinfa consiste en la realización de diferentes talleres formativos para padres sobre reanimación cardiopulmonar y desfibriladores. “Es un proyecto de formación en colaboración con Cruz Roja dirigido a padres y que se centra en enseñar primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, pero dada la situación actual hemos tenido que pararlo de momento. El primer taller en el que íbamos a invertir el dinero era en uno sobre el uso de desfibriladores”.

Estas cinco iniciativas se suman al largo historial de proyectos a los que el ‘Teaming’ de Cinfa ha aportado con sus donaciones motivación, esperanza e ilusión.

Comentarios de Facebook