Compartir

El Mail del Viernes
es, como su  propio nombre indica, un correo electrónico que llega los
viernes, a decenas de miles de personas en todo el mundo, pero
principalmente a los madrileños que trabajan en las oficinas de la
ciudad. El contenido del mail recopila diferentes imágenes graciosas,
temas de actualidad que son tratados con humor y diferentes tweets que
salen a lo largo de la semana. Su principal objetivo: hacer reír a quien
lo recibe.

El autor de dicho mail es Arturo
Hernández, un ingeniero de telecomunicaciones que trabaja como
consultor para una de las firmas más importantes del mundo en el sector
de la consultoría y auditoría. Sin embargo, para llegar a este puesto,
Arturo ha tenido que ir creciendo desde su primer puesto como becario.

Fue entonces, siendo becario,
cuando empezó todo. Arturo comenzó trabajando en un proyecto de seis
personas, en el que se gastaban muchas bromas y se mandaban mails que
nada tenían que ver con el trabajo. Así que decidió invertir una parte
de su tiempo en recopilarlo todo, y mandar un mail el viernes con la
intención de animar a sus compañeros en el último rato de trabajo antes
del fin de semana.

Además de para trabajar, hay que sacar tiempo para reír

Así empezó todo. Entre risas,
entre compañeros. Lo que Arturo no sabía entonces es que diez años
después iba a haberse expandido tanto su idea. Cuando finalizó ese
primer proyecto, continuó haciendo el Mail del Viernes y se lo enviaba a
sus nuevos compañeros, a personas que había ido conociendo en
diferentes cursos. Y estas personas, a su vez, se lo reenviaban a más
gente.

Intrigado por conocer cuánta
gente leía su mail, Arturo decidió averiguarlo. “Un día puse un track en
el mail para ver cuánto se abría y mi sorpresa llegó cuando vi que lo
veían 30.000 personas”.

En ese momento, lo que había
sido un hobby para él, se había convertido en una herramienta muy
potente para llegar a un target muy específico de personas: gente joven,
con trabajo y con un cierto nivel adquisitivo. Así que decidió
aprovecharlo.

A finales de 2013, Arturo
empieza a recibir propuestas de diferentes empresas de un modo más
masivo que hasta entonces. “Me empiezan a preguntar por coste, algo que
yo no me imaginaba para nada, porque el Mail del Viernes empezó como
algo divertido, como una idea original para animar a mis compañeros
antes del fin de semana”.

“Nunca he fallado en enviar el mail del viernes”

A
partir de entonces, en 2014, decide asociarse con un compañero y
convierten en empresa el Mail del Viernes o #MDV, como también se le
conoce. Además del contenido que se venía incluyendo en el mail hasta
entonces, empiezan a incluir propuestas de diferentes empresas. “Como me
parecía que las empresas que me escribían podían interesar a las
personas que llegaba el mail, empecé a incluirlas”, explica Arturo.

Nos habla de una empresa en
concreto, a la que considera muy especial. “Miemana es una empresa
fundada por una chica con mucho mérito. Es una empresa de bolsos, en la
que trabajan personas con síndrome de Down. Ella vio un nicho de mercado
en el que poder ayudar a un sector que está bastante olvidado”.

Del mismo modo que con las
empresas, ocurrió con organizaciones y eventos solidarios. #MDV llega a
muchas personas, y en determinados círculos (bancos, consultoras,
bufetes) se considera algo incluso famoso. De todas estas personas,
siempre hay alguien involucrado en una iniciativa solidaria, o que
conoce a alguien que está involucrado, y le pedían ayuda al creador del
mail.

La importancia de difundir la solidaridad

Arturo se percató de que no
siempre podía colaborar económicamente o invirtiendo su tiempo con estas
causas solidarias, pero lo que sí podía hacer era ayudar a difundirlas.
Y eso hizo, empezó a incluir en el mail los proyectos, iniciativas y
eventos que le llegaban con el fin de ayudar a los demás.

Hasta
ahora, han ido incluyendo todas las iniciativas que les han ido
llegando, y son tantas que no les ha dado tiempo a buscar más para
difundir. Arturo explica que no se añaden estas iniciativas todos los
viernes, sino que trata de agruparlas y publicarlas una o dos veces al
mes para que sus lectores le presten la misma atención a todas. “Son
distintas pero una vez que la gente ha entrado a leer ese apartado,
entiendo que lo leen hasta el final”, añade.

Además de añadir estas
iniciativas en el mail, creó un apartado en su web, el #MDV Solidario,
donde hizo una lista con todas las causas que le iban llegando y con las
que se han implicado, para que cualquier interesado pudiese acceder a
ellas.

Lo que empezó como una forma de
arrancar una sonrisa a sus compañeros de trabajo, ha conseguido
convertirse además, en una gran vía de visibilización de todas esas
causas, proyectos, organizaciones e iniciativas solidarias que necesitan
una difusión.

Arturo concluye explicando que
aunque su socio y él trabajan por cuenta ajena al Mail del Viernes, le
encantaría vivir de ello. “No habría nada más chulo que enseñarle a mis
futuros hijos que se puede vivir de algo que surgió por hacer reír a la
gente”.