Compartir

Cada 10 de octubre el mundo
celebra el Día de la Salud Mental, una efeméride con la que se busca la
sensibilización y aceptación de las enfermedades mentales en la sociedad
ya que, a día de hoy, sigue existiendo un estigma muy importante en
torno a los pacientes que tienen problemas de salud mental.

Pedro Reina es uno de los
madrileños que a día de hoy sigue denunciando este estigma en la
sociedad actual. “Relacionar la salud mental con la violencia no es
real. La violencia es una cosa que existe en la sociedad en general”,
explica Reina a Vidas Insuperables.

Este paciente, de 53 años,
sufrió un ataque de esquizofrenia mientras hacía el servicio militar.
Años después de ese episodio, su vida comenzó a cambiar y nunca ha
vuelto a tener ningún hecho relacionado con su enfermedad. “Desde el
brote el psiquiatra me mandó unas pastillas que te ayudan a salir
adelante, pero lo que te anima principalmente es la terapia”.

Gracias a la terapia de la asociación AFAEP Madrid, asociación que pertenece a la federación madrileña UMASAM y miembro de la Confederación Salud Mental España,
Pedro ha seguido desarrollando distintos aspectos de su vida, ya que
comenta que las pastillas “ayudan pero no te hacen avanzar. La terapia
ha hecho que dé un cambio radical en mi vida, y por eso también he roto
con el pasado. Es como reiniciar un ordenador desde cero”.

Durante la sesión, el psicólogo
'traduce' e interpreta los sueños que el paciente tiene y los actos que
él realiza en su día a día. “Aunque los sueños son inconscientes te
ayudan a saber qué es lo que tienes que cambiar” añade.

Asimismo, Reina explica que el
trabajo también es muy importante para seguir adelante. “Llevo 25 años
de barrendero en el Ayuntamiento de Madrid y espero jubilarme aquí. El
trabajo te vertebra la vida y por eso es tan fundamental que los
pacientes con problemas de salud mental salgan del armario y defiendan
sus derechos”.

Un estigma que afecta al trabajo y las relaciones

Actualmente siguen siendo muchos
los pacientes que no se atreven a decir a su entorno más cercano o en
el trabajo que tienen una enfermedad mental por miedo a la reacción que
pueda tener la persona a quien se lo esté contando debido al estigma que
existe. “Al principio cuando lo dices sientes rechazo y siempre existen
prejuicios, pero con el tiempo logras asumirlo y salir adelante”, dice
Reina que anima a que todo el mundo con problemas de salud mental dé un
paso al frente y se lo diga a sus conocidos.

“No solo es una forma de superar
esa barrera, también de defender nuestros derechos como personas y en
un trabajo”, añade Pedro, que explica que desde que decidió contárselo a
todo el mundo su vida ha cambiado y le ha permitido seguir ampliando
sus cualidades artísticas.

En los últimos años ha realizado
varias exposiciones de arte contemporáneo en las que muchas veces busca
el humor a través de los títulos de sus obras. Asimismo, escribió 'El
Libro del buen humor' un ejemplar con estructura similar al 'Diccionario
de Col'.