Compartir

¿Las Cooperativas de Viviendas qué son?

Son otro modelo, otra forma de hacer las cosas en el que caben todos los perfiles de la población de las sociedades modernas, porque, por delante de otros intereses están siempre, sin excepción, las personas y sus necesidades reales y vitales.

¿Qué ventajas tiene adquirir una vivienda en régimen cooperativo?

Hoy el cooperativismo sigue siendo el sistema de acceso a la vivienda más barato (hasta un 20% menos). Pero más allá del precio, es que el cooperativista se convierte en promotor, decidiendo como quiere su casa, y controlando desde el primer ladrillo la marcha de la construcción de su vivienda. Al no haber márgenes comerciales, este diferencial se puede aplicar a mejorar las calidades de la vivienda, o abaratar la construcción de la misma.

¿Además del precio, que más aportan las Cooperativas?

Las Cooperativas de Viviendas se ajustan a las necesidades de los colectivos que las conforman, y es por ello que las cooperativas tienen tanta fuerza y éxito. Simplemente el proyecto se diseña y se ejecuta cumpliendo rigurosamente con una de las principales características de este tipo de sociedades, la participación de la gente.
Las Cooperativas cumplen, pues una clara función social, cubren las necesidades de acceso a la vivienda, y la tan necesaria rehabilitación de edificios y barrios de los españoles.

¿Qué es CONCOVI?

CONCOVI, es un Agente Social, reconocido por nuestra Constitución y ordenación jurídica, que nace hace más de 60 años para el desarrollo del modelo Cooperativo de Viviendas y defender a los cooperativistas. Formamos parte de la Economía Social, donde la persona es lo primero.
¿Qué les diría a los jóvenes, que necesitan una vivienda para comenzar su proyecto de vida?
Primero, que una de nuestras misiones es ayudar los jóvenes para que puedan acceder a su primera vivienda.
Por otro lado, las nuevas exigencias del mercado, y de la cultura que impulsa a nuestros jóvenes españoles a buscar vivienda, obligará al Sector Inmobiliario a atender un nuevo movimiento en el que se permita al demandante el acceso a una vivienda, con la posibilidad de disfrutar nuevas y mejores prestaciones vinculadas a ella, a la vez que incluso, puede ser parte de su producción, desarrollo y consumo. Y en eso trabajamos desde CONCOVI.

En los últimos años ha habido algunos escándalos asociados a Cooperativas de Viviendas, ¿se ha saneado el sector?

Indiscutiblemente. En la burbuja inmobiliaria de los años de bonanza, hubo promotoras que se pusieron un disfraz de cooperativa y llevaron a la ruina a miles de cooperativistas. Por eso yo animo a aquella familia que vea en el modelo cooperativo una posibilidad de acceso a la vivienda, que antes de acceder a una cooperativa se informe en CONCOVI.

Las cooperativas afiliadas a CONCOVI se someten al control y los estándares de transparencia y legalidad de los procesos, que exige la Confederación, desde la compra del terreno a la entrega de llave.

¿Qué papel pueden jugar las administraciones en el problema de la vivienda?

El papel de las Administraciones Públicas es fundamental, para diseñar políticas de vivienda activas en las que se dé un paso cuantitativo y cualitativo a la hora de cubrir una demanda que permita, con las máximas garantías jurídicas, otorgar un título o derecho de acceso a la vivienda, rompiendo con la propiedad tradicional de compra o alquiler.
Ello se consigue activando políticas sociales valientes y conservando el bien público, suelo fundamentalmente, suelo que se pone al servicio de la Sociedad a través del Derecho de Superficie y la Cesión de Uso.
Infinidad de suelos y patrimonio público en desuso, o sin medios para que las Administraciones Públicas cumplan el objeto social para el que están destinadas, pueden ser puestas en carga por la Economía Social y las Sociedades Cooperativas sin ánimo de lucro, evitando así la especulación de dichos activos, a la vez que se cumple de manera eficiente, sostenible y segura con el artículo 47 de la Constitución Española.

Como no puede ser de otra manera, es usted un fiel creyente del modelo.

Claro, creo sinceramente en el potencial del Modelo Cooperativo impulsado por la Economía Social. Es, sin duda, un movimiento tan imparable como justo y necesario, máxime cuando recibe el apoyo, atención, consideración y reconocimiento que, de tal respuesta, que tanto ofrece y tan poco pide, cabe esperar.

¿Vive usted es una vivienda cooperativa?

Por supuesto, vivo en una vivienda de una promoción construida por 184 cooperativistas.
Aquí no encaja aquel refrán que dice “en casa del herrero, cuchillo de palo”.