Compartir

Rezuma energía y vitalidad. De
cada una de sus palabras y frases se exhala un soplo de aire fresco de
resilencia, la capacidad que tenemos para superar las situaciones
adversas.

Conversar con ella es una
terapia para el que escucha, un incentivo para seguir adelante, una
bocanada de esperanza y empatía, un molde extraído de la mejor génesis
humana de pura vida.

Extremeña del cacereño municipio
de Losar de la Vera, Loida Zabala es la mejor deportista paralímpica de
la historia de España y una de las mejores del mundo, pero, sobre todo,
su vida es un ejemplo de tenacidad y voluntad.

“Si volviera para atrás y
tuviera que elegir, tendría claro que no cambiaría nada. Si no me
hubiera quedado en silla de ruedas, no hubiera tenido las fantásticas
experiencias que he vivido ni conocido a las maravillosas personas que
me he encontrado en mi camino”, afirma sin dudar.

Según se desprende de sus
palabras, parece que todo ha sido un cuento de hadas. Pero la vida con
tan sólo 11 años le aguardaba un gran impacto personal. Una mielitis
transversa la dejaba en silla de ruedas.

“Pasé unos meses muy duros en el
hospital, pero, sobre todo, por estar encerrada en una habitación.
Cuando salí y me dio el aire en la cara, empecé a valorar todo cómo
nunca lo había hecho”.

A pesar de su corta edad, estar
en una silla de ruedas “nunca fue traumático para mi, aunque sí lo fue
mucho para mi entorno familiar y mis padres. Pensaban que nunca podría
ser autónoma”.

Perseverancia diaria

Una preocupación lógica de
cualquier padre o madre pero que Loida se encargó enseguida de
desbaratar con hechos diarios cargados de perseverancia. Su
circunstancia nunca fue un obstáculo para desarrollar una vida
completamente independiente.

Siempre un “culo inquieto”,
bromea, fue superando metas de manera continua. Obtuvo el carné de
conducir y se formó incluso mucho más que el resto de personas.

A sus 30 años Loida es
Licenciada en Administración y Finanza y Programación de Ordenadores, lo
que le hizo pasar una larga temporada en Oviedo, y se está formando
como una experta en 'coaching'.

“Me gustaría poder compartir mi
experiencia con otras personas y, si es posible trasladar un mensaje de
optimismo. Sólo nosotros mismos nos ponemos los límites”, explica.

Rompiendo barreras

Un deporte al que llegó casi de
casualidad. Antes y después de su enfermedad, siempre había hecho
deporte, pero nunca había tenido una necesidad de competir.

Tras quedar en silla de ruedas,
el gimnasio se convirtió en su mejor aliado para ser autónoma y mejorar
su calidad de vida. Sin embargo, a los 18 años, comenzó a levantar peso y
los éxitos no han parado de llegar, con un amplísimo palmarés que tiene
una medalla de oro de la que se siente especialmente orgullosa.

En 2016, se propuso el reto de
competir con deportistas sin discapacidad. Para asombro del mundo del
deporte, logró un éxito sin precedentes, al obtener la medalla de Oro en
la Copa de Europa de Powerlifting, además, en una competición disputada
en España, en la malacitana Alhaurín de la Torre.

“No paraba de llorar de alegría,
con los amigos, en Facebook Live…”no era de extrañar, había demostrado
que la discapacidad no existe y había dado un salto en la historia del
deporte inclusivo.

Inconformista por naturaleza,
Loida quiere ir más allá y a medio plazo quiere batir el récord de
Europa absoluto de menos de 52 kilos. Un sueño al alcance de su mano.
“Aunque parezca lo contrario la técnica es más sencilla en esta
modalidad y voy a luchar por ser plusmarquista europea”, avanza con
optimismo.

Tras conseguir medallas en
europeos y mundiales (la última de oro, en la Copa Mundial de Hungría
este mismo año), su reto es alcanzar un metal en la capital nipona,
después de haber sido diploma olímpico en Pekín, Londres y Río,

Y si no es en Tokio seguro que
habrá más oportunidades. “Quiero retirarme dentro de 20 ó 30 años. Este
es un deporte en el que mejoras con la madurez de los años”, afirma
sonriente.

Una meta deportiva en la que puede también pensar gracias al apoyo de la Junta de Extremadura, Liberty Seguros, Patrocina un Deportista, PowerExplosive y el Plan ADOP, marcas y entidades que le permiten dedicarse profesionalmente y continuar marcándose este tipo de retos.

“Además, sin Alberto, que cada
día está conmigo en el gimnasio, Iván, mi psicólogo deportivo, y Óscar
Sánchez, mi entrenador, nada sería posible”, añade.

Es Loida Zabala, una losareña de
la Vera que se sigue emocionando cuando recuerda que en su pueblo natal
pusieron su nombre al pabellón deportivo, y que sueña con mejorar la
vida de los demás. Una haltera que levanta pesos de pura vida.

Rumbo al Europeo de Para Powerlifting

El próximo 22 de mayo Loida viajará a Beck Sur Mer para participar en el Campeonato de Europa Para Powerlifting que se celebrará del 25 al 29 de mayo. En esta competición la haltera tendrá que destacar entre los participantes europeos y los de otros 14 países del mundo si quiere alzarse con el título.

“Esta competición va a ser muy especial porque estará entre el público mi familia francesa a la que he querido toda la vida. En esta ocasión mi prioridad es conseguir una medalla y voy con una técnica limpia para poder dar todo de mí”, expresa Loida que se alegra de que en esta aventura deportiva esté acompañada por Montserrat Alcoba, que participará en la categoría de hasta 86 kilos de peso corporal, “a la que he echado de menos todos estos años que se había retirado del deporte por maternidad.

La competición será retransmitida en directo en el canal de Youtube de Paralympic Games.