Compartir

Las familias de refugiados sirios que viven en comunidades de acogida en Jordania están luchando cada vez más para satisfacer sus necesidades básicas, incluida la educación y la protección de sus hijos, dice UNICEF hoy. El 85% de los niños refugiados sirios registrados vive por debajo del umbral de la pobreza, según la última evaluación de la organización.

Además, el 94% de los niños sirios menores de 5 años que vive en comunidades de acogida son “multidimensionalmente pobres”, lo que significa que están privados de un mínimo de dos de las siguientes cinco necesidades básicas: educación, salud, agua y saneamiento, protección de la infancia y seguridad infantil.

“Con la enorme magnitud sin precedentes de la crisis siria y su naturaleza prolongada, Jordania necesita apoyo permanente para gestionar el impacto de esta crisis y satisfacer las necesidades de los niños vulnerables”, dijo Robert Jenkins, Representante de UNICEF en Jordania. “Siete años después de esta crisis, debemos continuar haciendo colectivamente todo lo que podamos para apoyar a los niños refugiados vulnerables y sus familias que luchan por satisfacer sus necesidades básicas”.

Según la reciente evaluación de UNICEF, los niños refugiados sirios y sus familias que viven en comunidades de acogida experimentan las siguientes carencias:

· 4 de cada 10 familias sirias tienen inseguridad alimentaria, lo que significa que no tienen suficientes alimentos para una dieta adecuada, y un 26% adicional son vulnerables a la inseguridad alimentaria;
· El 45% de los sirios de 0 a 5 años no tienen acceso a servicios de salud adecuados, incluidas vacunas y servicios destinados a la discapacidad;
· El 38% de los niños sirios no asisten a la escuela, citando la distancia, el coste, la falta de espacio y el acoso como razones para abandonar o no inscribirse;
· Para los niños sirios de entre 6 y 17 años, el trabajo infantil y la violencia siguen siendo desafíos clave;
· El 16 % de los niños sirios de 0 a 5 años no tienen un certificado de nacimiento, lo que presentará desafíos y los expondrá a riesgos adicionales a medida que crecen.
Las familias de refugiados sirios vulnerables en las comunidades de acogida compartieron sus experiencias durante la evaluación, incluidas sus desafíos diarios p ara pagar el alquiler, cubrir facturas médicas y superar el coste de enviar a sus hijos a la escuela. Hubo ejemplos de padres que dejaron de comer ellos para que sus hijos pudieran comer lo suficiente. Las

familias sirias vulnerables se ven cada vez más obligadas a adoptar mecanismos de respuesta negativos como el trabajo infantil y el matrimonio infantil para sobrevivir.

UNICEF colabora con el Gobierno, donantes y aliados para reducir la pobreza y otros desafíos entre los niños vulnerables a través de apoyo específico y para permitir: que los jóvenes participen de forma positiva en sus comunidades, la transición a empleos significativos, educación continua y oportunidades de formación.

UNICEF en Jordania tiene un déficit de financiación de 145,7 millones de dólares para satisfacer las necesidades de todos los niños vulnerables en Jordania en 2018.