Compartir

Acabamos de cerrar el año 2017, ¿Qué balance hace?

Año de enormes retos, somos socios del Fondo Social Europeo para el empleo para personas con discapacidad y especialmente jóvenes. En un país en el que el empleo para jóvenes es una asignatura pendiente, y todavía más para jóvenes con discapacidad. 

Ocho de cada diez jóvenes con discapacidad no tienen empleo, como se pone de manifiesto en nuestra campaña “el futuro empieza hoy”. Hemos acabado por encima de 8000 puestos de trabajo creados para personas con discapacidad , se han formado a once mil personas.

 Hemos completado un año con más de 50 becas para jóvenes con un alta perfil y posibilitado que hagan estudios de posgrado, doctorados y hemos impulsado el nacimiento del Erasmus para jóvenes con discapacidad, que no existía.

 Hemos apoyado el emprendimiento de cientos de personas que les ha permitido una nueva vida.

En el mundo de la accesibilidad hemos hecho estudios importantes. Hemos hecho un diagnóstico de la accesibilidad turística de España, otro estudio sobre la accesibilidad de las nuevas tecnologías y redes sociales.
Perol gran reto dentro de la accesibilidad es que se cumpla la Ley de accesibilidad en infraestructuras y digital, desde el 4 de diciembre estamos fuera de los plazos marcados por ley.
¿Cuáles son los grandes retos para este año?

El gran reto es poder cumplir todo el programa para jóvenes y llevarlos hasta el empleo. Queremos seguir mejorando el empleo para mujeres con discapacidad y llegar al 50 por ciento. En empleo para jóvenes queremos conseguir que uno de cada cuatro empleos sea especialmente para ellos.

 Para ello necesitamos engrasar el engranaje administrativo para que los jóvenes tengan acceso a las herramientas que les permita el acceso al empleo. La transformación digital, en general, es prioritaria. Si se hacen bien las cosas hay muchas oportunidades de empleo, por cada dos empleos que se de destruyan en la economía real hay cinco nuevos en la economía digital.

¿La formación es otro de los grandes retos?

Por supuesto, hay que formar a las personas. En esto el mundo de la discapacidad tiene un reto mucho mayor todavía, porque el acceso a la formación es dificultoso, porque hay una menor formación por los problemas para el acceso a la educación de los jóvenes con discapacidad, Y desde Fundación Once, hemos querido lucha contra todo esto. Crear herramientas formativas muy agiles y adecuadas a los nuevos tiempo es estratégico para nosotros. Hay un dato importante el 65 por ciento de los niños que hoy están estudiando, mañana no van a trabajar en trabajos que hoy existen, con la cual la formación ya no puede ser formación en cosas previsibles, tendremos que formarles en habilidades y que estén todo el tiempo aprendiendo, y todos estos retos que son enormes, en el mundo de la discapacidad es todavía peor, porque tenemos colegios y plataformas educativas que no son accesibles.
¿Qué significa el 80 cumpleaños de la ONCE?

80 años de ilusión, de no coger el camino fácil, de estar en la calle danto respuesta a la gente, creer que una sociedad mejor es posible remangar se y ponerse a ello, ochenta años de un esfuerzo de gente muy humilde y sencilla que apostaron por una solución global que no se da en ninguna otra parte del mundo , por eso la ONCE ha sido un factor transformador, y sin lugar a duda en España el Grupo Social Once, con la ONCE, Fundación Once e Ilusión, ha sido el gran vertebrado de la discapacidad y del mundo social, pero es importante decir que cada vez más empresas y organizaciones se han sumado a esta carro, y estamos encantados, porque juntos podemos hacer muchas más cosas. El grupo social Once, tiene la capacidad y la necesidad de trabajar con la cultura de hacer cosas con otros.

Usted es secretario general del CERMI, ¿cuál es la mayor preocupación del Tercer Sector?

Sin lugar a duda su financiación, sabemos que ha habido un cambio en la manera de aplicar el 0,7 de la renta, pero no estamos viendo ninguna solución, y si no se ponen soluciones habrá destrucción de tejido social que es el que en los momentos malos ayuda a la gente que lo pasa mal, si ese tejido social se debilita que sepamos que en la próxima crisis tendremos menos musculo para resolver esto, la sociedad civil necesita musculo, no necesitamos palabras bonitas, necesitamos soluciones.