Compartir

¿Cómo percibe la sociedad las fundaciones?

La sociedad tiene una buena imagen de las fundaciones, globalmente una percepción muy positiva, si nos comparamos con otras instituciones estamos en los primeros lugares de aceptación social y reconocimiento de nuestra labor, pero eso no impide que sigamos mejorando, comunicando más y mejor.

La transparencia se ha convertido en su mandato en la primera prioridad. ¿En qué punto de transparencia están las fundaciones españolas?

Estamos avanzando muy significativamente, hablo al menos de los socios de la AEF, se ha hecho un esfuerzo desde hace años por crear la cultura de la transparencia, no porque no exista, la transparencia existe en la base de las fundaciones que están obligadas a presenta y aprobar sus cuentas y depositarlas en un registro público, pero lo que nos falta es la cultura de comunicar y esforzarnos en que todo lo que hagamos tiene que ir junto
con la explicación de cómo usamos los recursos para que la sociedad en general tenga una idea clara de lo que hacemos y cómo lo hacemos, y no generar dudas.
Si mañana cerrasen las fundaciones, ¿qué pasaría en España?

Sería un desastre tremendo. Desaparecerían la mayoría de las becas posgrado, con lo que significan para la generación de conocimiento; toda la actividad en el campo de la dependencia, de los servicios que tienen que ver con los más vulnerables; en la educación, en la cultura, en la investigación, y así podría seguir porque el mundo fundacional es transversal a toda la sociedad. 

Hoy es imposible pensar en interactuar con los ciudadanos sin usar todo el entramado digital. ¿Están preparadas las fundaciones para acometer este reto?

Ese es uno de los grandes retos que tenemos, la sociedad está cambiando de una manera radical, en gran parte por las nuevas tecnologías. El impacto de internet es nuestras vidas es evidente, en el mundo laboral, empresarial, etcétera. Las fundaciones no pueden ser ajenas a ese mundo, estaríamos condenadas a desaparecer, es más grave que la falta de financiación. Las fundaciones no pueden ir por otro mundo diferente del que va la sociedad. Por eso debemos evolucionar con la sociedad e incluso ir un paso por delante. Las nuevas tecnologías crearán nuevos problemas que el mundo fundacional debe detectar y prepararse para seguir cumpliendo su misión social.

El papel que juegan las grandes fundaciones del país es muy importante. ¿Qué papel juegan las pequeñas?

Las pequeñas fundaciones están muy pegadas al terreno y al usuario final de sus servicios, por lo tanto, su función es fundamental, por eso generar la cultura del trabajo en red entre las grandes y las pequeñas es una necesidad vital que debemos afrontar entre todos