Compartir

Más de mil personas han disfrutado de las dos sesiones de magia solidaria organizadas por la Fundación Mutua Madrileña, en colaboración con la Fundación Abracadabra, celebradas en la sede de Mutua en el Paseo de la Castellana, 33 y cuyo fin era recoger regalos para niños desfavorecidos atendidos por Cáritas.

Material escolar, libros y juguetes nuevos fueron entregados por los asistentes como “entrada” al evento. Los regalos fueron recogidos por voluntarios de la aseguradora y la ONG y serán distribuidos por Cáritas Madrid entre los niños que asisten a sus escuelas de apoyo y los que están acogidos en sus residencias para familias en situación de vulnerabilidad o exclusión social. En concreto, este año irán destinados al Centro Residencial de Atención al Menor y su familia “Santa María del Parral”, a las acogidas parroquiales de Cáritas Vicaría VII y a las familias atendidas por Cáritas Vicaría II.

El acto ha sido organizado por noveno año consecutivo con la colaboración de los magos de la Fundación Abracadabra, que también desarrollan espectáculos de magia en unidades infantiles de hospitales de toda España gracias al patrocinio de la Fundación Mutua Madrileña.

Esta iniciativa se enmarca en las acciones que tanto Mutua Madrileña como su fundación llevan a cabo todas las Navidades. Los empleados de la compañía participan también en una subasta solidaria en la que se puja por todos los regalos recibidos de proveedores y clientes durante el periodo navideño, y cuyo importe íntegro se destina a una ONG escogida por los propios trabajadores.

A lo largo del mes de diciembre, los empleados del Grupo Mutua han recogido también juguetes para donar a la ONG Ningún Niño sin Sonrisa e intentar que ningún niño se quede sin juguetes esta Navidad.