Compartir

El Foro Europeo de
la Discapacidad
(EDF, por sus siglas en inglés) ha denunciado la doble discriminación que siguen sufriendo
las mujeres con discapacidad a la hora de acceder al mercado laboral
, por
el hecho de ser mujer y por tener discapacidad.

Así
lo ha puesto de manifiesto Ana Peláez,
presidenta del Comité de la Mujer del EDF, durante su participación en un
encuentro celebrado en Malta el pasado sábado para abordar la empleabilidad de
las personas con discapacidad, con la participación de representantes de
instituciones comunitarias y de Malta.

La
también comisionada de Género del Comité
Español de Representantes de Personas con Discapacidad
(CERMI) y
vicepresidenta ejecutiva de la Fundación
CERMI Mujeres
(FCM) ha destacado que “en España, de cada cuatro puestos de
trabajo que se crean para personas con discapacidad, únicamente uno es ocupado
por una mujer. Además, muchas veces ocupan puestos de trabajo en condiciones
muy precarias”.

Asimismo,
las personas expertas que participaron en el encuentro celebrado en Malta han
recordado que los datos de Eurostat reflejan que más de la mitad de las personas con discapacidad de la Unión Europea no
tienen trabajo
, cifra que, en opinión del EDF, “es muy optimista”, ya que
muchas personas con discapacidad son invisibles a ojos de los estudios
estadísticos.

Durante
la conferencia se ha puesto también de manifiesto que la exclusión del mercado
laboral por razón de discapacidad viola la Convención
de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad
,
tratado que ha sido ratificado por la UE y por todos los estados miembro, salvo
Irlanda.

Para
el CERMI y el EDF, el empleo tiene un gran impacto en la vida de la ciudadanía,
ya que permite vivir de forma independiente y favorece que las personas con
discapacidad puedan tomar sus propias decisiones, por lo que instan a los
diferentes gobiernos a adoptar medidas para garantizar la igualdad de
oportunidades a la hora de acceder al mercado laboral.