Compartir
Sofía Moro

El cineasta y guionista Chicho Ibáñez Serrador, considerado uno de los maestros del terror en España, falleció este viernes a los 83 años de edad en Madrid, sólo cuatro meses después de haber recibido el Goya de Honor 2019 por su contribución al suspense.

Así lo ha confirmado la Academia del Cine en un comunicado en el que le recuerda como un hombre que contribuyó a “popularizar el cine de terror y fantástico en nuestro país” y que creó películas de culto, como ‘¿Quién puede matar a un niño?’ y ‘La residencia’, así como destacados programas como el ‘Un, dos, tres’.

Nació en Montevideo (Uruguay) y fue el hijo único de la pareja de actores Narciso Ibáñez Menta y Pepita Serrador. “Criado entre giras y escenarios, debido a una enfermedad que padeció de niño, se convirtió en un ávido lector y desarrolló su vocación intelectual”, recordó la Academia.

En la década de los cincuenta, ya en España, trabajó como actor en la compañía de teatro de su madre y, poco después, se pasó a la dirección teatral. En 1957 regresó a Argentina y, junto a su padre, inició una colaboración en teatro, radio y televisión.

Ibáñez Serrador se convirtió en un reputado profesional como actor, realizador y guionista en la televisión argentina, firmando muchas veces sus textos con el seudónimo Luis Peñafiel. En 1963 retornó a España y en Televisión Española promovió series como ‘Mañana puede ser verdad’ o ‘La historia de Saint Michel’, pero triunfó con ‘Historias para no dormir’ (1966).

En el cine cuenta con grandes títulos del terror español como ‘La residencia’ (1969) y ‘¿Quién puede matar a un niño?’ (1976), de los que fue guionista y director. Su sello de identidad también incluyó el humor, con las presentaciones previas que hacía en ‘Historias para no dormir’ o en los ciclos de ‘Mis terrores favoritos’.

Ibáñez Serrador recogió el Premio Nacional de Televisión en 2010, el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna, el Premio Ondas al Mejor Programa por ‘Hablemos de sexo’, el Premio Antena de Oro, el Premio Iris , el Feroz de Honor y el último galardón honorífico de la Academia, trofeo que recibió en la Fiestas de Nominados.

(SERVIMEDIA)