Compartir

Los diputados de Unidos Podemos remitirán este jueves una carta al Rey emérito solicitándole que comparezca a petición propia en el Congreso de los Diputados, ante la imposibilidad de constituir una comisión de investigación parlamentaria sobre sus actividades por la negativa de PP, PSOE y Ciudadanos a calificar siquiera la propuesta en la Mesa del Congreso.

En la misiva, encabezado por un escueto “estimado” y a la que tuvo acceso Servimedia, los parlamentarios del grupo se declaran “convencidos de que el ejercicio de responsabilidades en el Estado conlleva obligaciones frente al soberano, el pueblo”, y argumentan que “la democracia en España goza de suficiente madurez para ejercer su derecho a saber si la jefatura del Estado es una institución idónea para la corrupción, aunque no esté sujeta a ninguna responsabilidad”.

Esta falta de responsabilidad y la inviolabildad de la figura del monarca es el motivo al que se han acogido el PP, PSOE y Ciudadanos para vetar la tramitación de la comisión de investigación, que han rechazado cuatro veces (incluyendo los dos escritos de reconsideración), la dos últimas cuando Unidos Podemos limitó el alcance temporal de la investigación al periodo posterior a la abdicación del rey Juan Carlos en 2014. Unidos Podemos sostiene, y repite en la carta, que “la pérdida de la jefatura del Estado conlleva la pérdida de la inviolabilidad y la existencia de responsabilidad por sus actos”.

Unidos Podemos constata en la misiva la publicación de “una serie de informaciones que ponen en cuestión la institución monárquica al relacionarla con tramas de corrupción y de enriquecimiento ilícito”, y se dirige al Rey emérito: “Creemos que usted tiene derecho a dar su versión con todas las garantías y que el pueblo español tiene también derecho a escucharle”.

“Entendemos que el derecho a la verdad es previo al debate acerca de la protección otorgada por la inviolabilidad e irresponsabilidad de la jefatura del Estado”, explican los diputados y senadores.el principal objetivo de su comparecencia, cuyo objetivo “sería el de evaluar la idoneidad de la institución monárquica para afrontar la corrupción y para que ninguna institución del Estado haga de la irresponsabilidad un privilegio”.

“Le agradecemos su atención a este Grupo Parlamentario Confederal, y esperamos que comprenda la importancia de la comparecencia que le solicitamos. Esperamos su respuesta”, termina la misiva, con un aséptico “Atentamente” de remate final.