Compartir

El River Plate y el Boca Juniors, los dos equipos que se enfrentarán en el partido de vuelta de la Final de la Copa Libertadores, está en contra de que finalmente el encuentro se dispute en el estadio Santiago Bernabéu el próximo domingo 9 de diciembre a las 20,30h de la tarde.

En el comunicado oficial, el River Plate ha explicado que apelará la decisión de Confederación Sudamericana de fútbo, de trasladar la sede, y también recurrirán “la sanción económica impuesta y la prohibición de disputar con público dos partidos oficiales organizado por Conmebol”.

El club ha denunciado entre otras cuestiones, el alto precio que tendrían que pagar sus hinchas para acudir al partido.

El Boca Juniors tampoco está de acuerdo con la decisión de la Conmebol de que se celebre el partido de vuelta, pero porque considera que deberían haberles dado ya el título. Según el comunicado que divulgaron este jueves,  el club insiste en que han “quedado acreditado con pruebas concluyentes el brutal ataque al micro del plantel” del que responsabiliza al club organizador del evento.

Al mismo tiempo, el Boca Juniors “hace un llamado a todos sus socios e hinchas para evitar las confrontaciones y no responder a las provocaciones que pretenden desviar el foco del reclamo de nuestro club”.

PRENSA ARGENTINA

La prensa argentina se muestra, de manera generalizada, en contra de la decisión de jugar el encuentro en Madrid. Para el diario ‘La Nación’, la noticia “representa, de algún modo, el fracaso estructural de nuestro fútbol [argentino], incapaz de organizar la mejor final de la historia de la [Copa] Libertadores”.