Compartir

El Gobierno aseguró este lunes que “no nos toca más que esperar a las decisiones judiciales” sobre la situación del expresidente catalán Carles Puigdemont dentro de la “conversación” entre jueces de distintos países de la Unión Europea.

Tras hacer nuevamente una defensa de la euroorden, la ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, remarcó, en una entrevista en RNE,  que el Ejecutivo “no se ha definido” sobre la situación en la que se queda judicialmente el 'procès', después de la decisión del tribunal alemán de extraditar a Carles Puigdemont sólo por delito de malversación, no de rebelión.

Celaá indicó que se respeta al Tribunal Supremo, pero apuntó que hay un tribunal alemán que sólo lo entrega por malversación, así que “vamos a ver en qué concluye la relación judicial”.

Tras remarcar que se ha desbloqueado políticamente la relación entre el Estado y la Generalitat con la reunión de la semana pasada entre el presidente Pedro Sánchez y el presidente “legítimo” del Govern, Quim Torra, “ahora estamos atendiendo una conversación entre jueces de distintos países de la UE”.

A la política le corresponde “abrir senderos, pasillos, para poder dialogar y desbloquear situaciones tan taponadas” como estaban las del Estado y el Govern, y en eso “se ha avanzado” y se han “restaurado” las conversaciones políticas entre dos interlocutores, dijo.