Compartir

El estado de salud de Joaquín Sabina preocupa a sus fans. Lo viene haciendo desde hace tiempo pero, especialmente, desde que el pasado sábado el cantante no pudiera terminar su concierto en Madrid por problemas en la voz. 

Visto lo visto, parece que comprar entradas para Sabina es un ejercicio de riesgo. No es la primera vez que el compositor deja “abandonado” a su público en mitad de un concierto. Sucedió hace cuatro años, también en la capital de España. Entonces se dijo que estaba “indispuesto” y, más adelante, se apunto a un “ataque de miedo”. 

En esta ocasión fue por culpa de una afonía. El cantante, que desde el principio del concierto dio muestra de debilidad, no pudo abandonar el espectáculo. A mitad de la canción “Y sin embargo”, se levantó de la silla y entregó la guitarra a un ayudante. Salió del escenario y nunca más volvió. Previamente había dicho: “hay días en los que se cruzan los cables del corazón y la garganta”

Pancho Varona fue el encargado de dar la noticia al público: “Joaquín se ha quedado mudo y no puede seguir”.

A Sabina le quedan cuatro actuaciones dentro de la gira de 'Lo niego todo'. Las fechas previstas son: 21 de junio en A Coruña, el 30 en Córdoba, el 7 de julio en Albacete y el 14 de julio en Granada. Su manager asegura que no está decidido todavía pero que no se descarta que se tenga que suspender.