Compartir

“Lo que nos está pasando es una bendición”, dicen nada más empezar a hablar. “Música buena y personas talentosas nacen todos los días”, comentan sintiéndose privilegiados.

Entraron en la industria con el trap en pleno apogeo, pero optaron por adaptar ritmos latinos al pop de autor más respetuoso bajo una estética urbana y actual. Viendo el resto del panorama, chocan.

“Nosotros sacamos la esencia de la canción y después buscamos a un productor que le meta el beat correcto”, cuenta Julián, hermano y guitarrista de Manuel. Creen que “la música ha perdido creatividad en los últimos años” y ven en ella una pasión, no un negocio.

“Si tu entras en la música pensando que es un negocio, entras mal”, afirma Manuel añadiendo que “para conseguir que un negocio funcione hay que tener un producto elaborado con cariño“, llegando a sentirse artesano. Comentan, irónicos, que “si tu eres carpintero y te gusta la carpintería, no vas a dejar que otro te haga la mesa” y concluyen que hasta que no ven perfecto su producto, no dejan de darle cariño.

Dicen optar por esta gran mezcla por “respeto a la música”. Son un rara avis. Es difícil catalogarles. Quizá sea esa su gran virtud. Cuentan con un punto de vista global, variado y versatil. Es por eso por lo que intentamos derribar junto a ellos los grandes tabúes que hay entorno a la escena urbana: ¿lo conseguiremos?

P: ¿Por qué publicar single a single?

R: Nos da pena desprendernos de canciones que hemos hecho con tanto mimo. Nos encanta el concepto de álbum, pero lo que estamos valorando es lanzar un EP porque la gente no se sienta a escuchar un disco entero, aunque es muy necesario. También creemos que es mejor tener un solo tema hecho con el corazón y que merezca la pena que diez que no.

P: ¿Tiene esta escena urbana un mensaje vacío y superfluo?

R: No puedes generalizar con algo que no está terminado de inventar. Además, habría que mirar artista por artista para sacar alguna conclusión.

P: ¿Existirían estos temas si no contásemos como el amor como tema recurrente?

R: En general, si no hubiese amor esas letras sí seguirían existiendo. En particular, sin amor nosotros no podríamos componer. Si no hay amor, no madrugas (risas).

P: ¿Tiene fecha de caducidad ese sonido urbano y latino que ahora es tendencia?

R: El objetivo es consolidarse y no ser pasajero; que nos sentemos en diez años y podamos hablar de una serie de hits y éxitos constantes. Hace ya diez años que se dijo que el reggaeton dejaría de existir y aquí estamos. El reggaeton ya ha conquistado el mundo; mira los TOP 50 y TOP Viral mundiales y lo verás.

P: ¿Qué piensas cuando critican que todos usáis autotune y dicen que no tenéis suficiente voz?

R: El que lea esto no me va a poder escuchar, pero… que busquen a Llane de Piso 21, a Zion -que es de los antiguos- o que me busquen a mi mismo. Se darán cuenta de que somos capaces de cantar e incluso de que lo hacemos muy bien.

P: ¿Importa más la imagen que la calidad de la música?

R: El ser reconocido como un artista es un paquete global. Nosotros lo componemos de imagen, personalidad, estilo musical y voz. De todas formas, no somos modelos; somos músicos. La imagen tiene importancia por lo que busca la gente, sí, pero no somos modelos, sino compositores.

P: ¿Tiene un criterio musical pobre aquel que escucha reggaeton?

R: Es cierto que hay reggaeton escaso, pero también hay reggaeton compuesto y elaborado gracias a las fusiones que hemos visto en los últimos años. Mira, por ejemplo, la mezcla realizada con música brasileña. De hecho, me atrevo a decir que estas mezclas están dando con las músicas más elaboradas del mundo. La escena urbana está sabiendo mezclar reggae, rock o incluso electrónica. El género urbano no tiene miedo a innovar y el resto sí.

P: ¿Está influyendo negativamente a la sociedad tanta superficialidad en la música?

R: La gente no es tonta, sino que les nubla la vista una moda. Escuchan lo que escuchan porque es tendencia y no porque les gusta. Los sonidos están siendo más protagonistas y estamos evolucionando en favor de los productores.

P: ¿Cómo os diferenciar vosotros dentro de esta escena?

R: Nosotros no hacemos algo que no sintamos. Todo sale del corazón. Si hacemos una colaboración es porque nos gusta realmente, no por el éxito que pueda tener. Hemos rechazado colaborar con grandes artistas porque no sentíamos feeling a pesar de lo que nos dijesen nuestros managers.