Compartir

El grupo madrileño llenará esta noche por quinta vez este año la sala La Riviera. Junto a Mahou, recorrerán toda la Península en primavera para presentar Cuestión de gravedad (Warner Music, 2017), el cuarto trabajo de estudio de su carrera

Aun hay quien critica la entrada de los grupos alternativos en la radiofórmula, Yo me lo tomo casi como un favor al resto de la escena. ¿Vosotros?

Juancho: Entiendo que de alguna manera somos referencia de la gente, pero me cuesta entender que seamos precursores de nada. Tengo la sensación de que acabamos de llegar, aunque somos conscientes de que hemos entrado en la parte del cartel que atrae a más gente. Lo que tiene que pasar es que nos tenemos que volver menos talibanes; hay que educar a la gente en la variedad.

Gerbass: Hemos escalado en la pirámide de la experiencia. Hemos estado mucho tiempo por debajo de grupos con menos experiencia que nosotros y ahora, once años después, hemos recibido nuestro premio.

En Cuestión de gravedad dejáis de lado ese espíritu canallita. ¿Os dio miedo el posible rechazo del público?

J: Es cierto. Son las típicas tonterías que te planteas antes de sacar un disco como este, pero no he leído ningún comentario que diga que este disco es menos rock o más blando. Lo que sí es verdad es que, siendo un disco de amor y desamor, sus letras son más a corazón abierto.

Ruly: También creo que la gente a veces confunde intensidad con velocidad y este disco, aunque no es rápido, creo que es el más rock de nuestra discografía.

G: Y a la vista está que si lo rápido, que era lo que hacíamos antes, no funcionaba, la evolución, además de natural, es buenísima.

Cinco Rivieras se acercan al tamaño de un Palacio de los Deportes de Madrid. ¿Lo veis cercano?

J: Claro que hemos hablado de ello, pero somos muchos. Hay muchas opiniones y unos quieren venir al Palacio para cerrar la gira, pero otros no. Nosotros tres optamos por no pensar en un fin de gira oficial en ningún sitio. Vamos a tocar y a ver dónde nos lleva esto.

Más allá de los grandes recintos, habéis visitado lugares especiales. ¿Cuál es el más mágico de estos once años de carrera?

J: Creo que en esta gira de presentación están acaparando demasiada atención las Rivieras. Esos días fueron mágicos, pero llenar dos días Bikini, que es mucha menos gente, o llegar a Valladolid y agotar LAVA o hacer sold out en Bilbao es equiparable.

¿Levanta ampollas ver como alguien que nace en lo underground consigue llenar recintos?

G: Hay una ampolla única, la verdad.

J: Voy a respirar antes de hablar (risas). De esto hablábamos hace un momento. Este disco ha supuesto crecimiento y fama para nosotros, así que nos daba miedo que apareciesen haters y tal. No hemos recibido ni una sola mala crítica, excepto una. Una ampolla, como bien dices, de alguien cuyas críticas malas coinciden con los grupos que me gustan. Por lo tanto, la manera de entender la música de ese pedazo de ampolla me importa una mierda.

R: Todos los medios tienen su Boyero. Cuando yo quiero ver una peli y no se cual, veo cual ha criticado Carlos Boyero. Vimos esa crítica y nos reímos.

Hace unos días Ruly petaba las redes con una foto que hizo a Ferreiro. ¿Qué os parece que hayan cogido un peso tan grande en la industria musical?

R: Realmente, no tenemos ni puta idea. Nos ha pillado muy tarde. Hay que ponerse las pilas y lo hacemos como buenamente podemos. La promoción y la información de la banda va por ahí, pero a mi, como Juancho, ver en qué restaurante está comiendo Keith Richards me la sopla. Lo que me parece guay es ver un extracto de su concierto o que me enseñe su guitarra nueva, pero no entiendo la invasión de la vida de un artista y la desaparición del misterio.

G: No se dónde está el punto diferencial entre tener éxito como blogger o como artista. Al final, al tener un séquito tan amplio en redes sociales puedes hacer pintura, escultura o música, que te van a seguir.

¿Hemos llegado a valorar más el perfil de un artista en Instagram que su música?

J: Eso es una mierda. No hay manera de verlo. Que a alguien le parezca más importante la foto que el momento que está viviendo es absurdo. Es Black Mirror. Algo del futuro que no vamos a entender jamás.

PRÓXIMAS FECHAS DE SIDECARS EN SU 'GIRA MAHOU'

Onteniente – 21 de abril, Sala OTK

Santiago de Compostela – 26 de abril, Malatesta

Pontevedra – 27 de abril, Sala Karma

Vigo – 28 de abril, Sala Rouge

Almendralejo – 5 de mayo, Lio The Show

Cuenca – 24 de mayo, Samsara

Murcia – 25 de mayo, Gamma

Granada – 2 de junio, Sala El Tren