Compartir

Mismo sitio, distinto lugar (Pequeño Salto Mortal, 2017) se ha convirtió en uno de los mejores trabajos de la música española en 2017. Su inminente gira prevista para 2018 tampoco va a dejar a nadie indiferente.

Vetusta Morla vencen y convencen con su cuarto disco. ¿El secreto del éxito? Ellos lo tienen claro: por fin se han encontrado a sí mismos, haciendo de la ilusión su bandera y de la honestidad su sello de identidad.

“El espacio sigue siendo el mismo pero quienes hemos cambiado hemos sido nosotros”, comentan al repasar su trayecto. Hasta en el título de su trabajo quería reflejar la banda madrileña el proceso de transformación que han experimentado con este nuevo proyecto. “El sitio que estamos buscando es el hogar, hemos dado muchas vueltas hasta conocer ese lugar destino para nosotros pero que a la vez sigue siendo el mismo”, afirman.

El objetivo principal del disco no era otro que el de reciclarse y reinventarse para encontrase a sí mismos: “La búsqueda de los factores que componen nuestra esencia ha sido precisamente el hilo conductor de este álbum”. Cambiar muchas cosas para saber qué define su identidad y qué es prescindible ha sido esta vez su guía de estilo.

Por fin lo tienen claro. Para ellos, Vetusta Morla se resume en dos palabras: Honestidad e Ilusión. “En el proceso de transformación que hemos vivido en búsqueda de qué es lo importante para nosotros hemos encontrado que la honestidad y la ilusión son nuestras dos palabras favoritas”, cuentan.

Asegura que su trabajo ha sido, es y será siempre verdadero: “No somos una banda que trabaje bien con el postureo, somos gente que le gusta que lo que contamos sea auténtico y emocione de verdad”, dicen, y es por ello por lo que necesitan tener ilusión, sentirse emocionados y excitados con su trabajo para poder transmitirlo a su público.

Se consideran amantes de los retos, la aventura y el riesgo porque están convencidos que el entusiasmo que tanto ansían no lo van a encontrar en su zona de confort: “Con este trabajo no buscábamos hacer algo cómodamente, sino un reto que nos pusiera en un apuro para conseguir el entusiasmo que te genera superar una dificultad”.

El principal cambio que han experimentado reside en el proceso de creación de las canciones. “Siempre hemos sido una banda que cuando llegábamos al estudio de grabación casi lo único que había que hacer era tomarnos una foto”, cuentan añadiendo que eso se ha acabado; han descubierto los maravillosos espacios que deja la incertidumbre y las enormes posibilidades que ofrece la improvisación, y no piensan dejarlos escapar.

En este trabajo han jugado con los timbres introduciendo instrumentos que no dominaban e incluso han introducido la figura de un mezclador, “algo que considerábamos impensable hasta la fecha”.

Nos confiesan que el resultado ha superado todas sus expectativas al afirmar que “uno nunca espera que su trabajo vaya a ir mal pero tampoco espera que vaya a ir tan bien”.

No pueden estar más contentos con el gran acogimiento que Mismo sitio, distinto lugar está teniendo entre su público aunque aseguran que les preocupaba “que nuestros fans no entendiesen este proceso que hemos pasado de cambiando muchas cosas para paradójicamente buscar nuestra nueva identidad”.

Nos advierten que de todos sus discos este es el más complicado para destacar sólo una canción porque es un conjunto que se entiende solamente cuando se escucha completo. “Una de nuestras preocupaciones es que las canciones nos parecían muy diferentes entre sí, pero es precisamente en la escucha completa cuando se entiende el significado del disco”, comentan desmarcándose de la tendencia de publicación actual.

Sin embargo, para Vetusta Te lo digo a ti tiene un significado especial. “Es una canción que nos provocó mucho desconcierto cuando la hicimos porque al escucharla pensamos ¡Ostras! ¿Qué tiene que ver esto con lo que habíamos hecho antes? Sin embargo era lo que sentíamos y lo que queríamos transmitir, es decir que, ese también era Vetusta”.

Para el grupo este ejercicio de renovación y de búsqueda de una nueva identidad era más que necesario, pues consideran que tras 18 años juntos caer en la rutina supondría la pérdida de la ilusión y la muerte de la banda. En sus propias palabras, “hay que preguntarse constantemente que es lo que tenía de emocionante esto cuando empezó y buscarlo a través del cambio”.

“En principio nos daba un poco de canguelo porque es un disco que se ha grabado no teniendo en cuenta que luego se tenía que interpretar el directo”, confiesan al hablar del inminente inicio de la gira. Sin embargo son optimistas y tienen la certeza de que “las canciones se enriquecerán con la energía de la interpretación en vivo pero manteniendo esa parte de reinterpretación y de búsqueda que supone el álbum”.

Para Vetusta la puesta en escena de sus canciones siempre ha sido muy importante. Esta vez prometen no defraudar en el que consideran el trabajo más importante de su carrera. “Nos gusta considerar que los shows no son una mera concatenación, queremos que nuestros conciertos se perciban sean como películas donde lo visual, lo textual, lo sonoro y lo musical esté relacionado y ofrezca un viaje de narrativa e historias”, concluyen.