Compartir

Operación Triunfo 2017 ha vuelto a desatar la polémica, en este
caso, tras la oleada de comentarios tránsfobos en las redes sociales. Mientras
los 16 aspirantes continúan encerrados en la Academia, la vida sigue al otro
lado donde las noticias de la vida privada de los concursantes ocupan cada vez
más espacio en los medios de comunicación.

Tras conocer la identidad del novio de Ana Guerra, el ganador de
la primera edición de El número uno,
Jadel, la pareja de otra concursante se ha convertido en el centro de todas las
miradas.

Durante la gala 0, entre la variedad de concursantes, una
destacaba especialmente. Marina aparecía con una pulsera de la bandera del
colectivo LGTBI+, un detalle que no pasó desapercibido entre los
telespectadores que rápidamente cuestionaron la orientación sexual de la joven.

Todo quedó ahí hasta que el pasado lunes 30 de octubre, la
concursante enseñó unas bragas de su novio, algo
que dejó perplejos a los que se encontraban en la Academia y también a los que
espectadores. La confusión llevó a muchos usuarios de las redes sociales a
lanzar comentarios violentos y ofensivos contra
el novio de la cantante, generando una gran polémica.

Tras convertirse en
el centro de atención y soportar todo tipo de mensajes, el novio de Marina subió un vídeo a sus redes
sociales para pedir respeto.

“Si veis a una persona con una pulsera con la bandera LGTBI, no deis por hecho que esa persona es gay o lesbiana porque no solamente están esos dos grupos. Y también tenéis que parar con la transfóbia”.

“A mí me da igual lo que me diga una persona que ni siquiera da la cara en una red social, pero hay gente que a lo mejor no. Negar la identidad sexual de una persona es muy grave y muy duro y más si lo haces porque eres un ignorante y no quieres aprender. Me da pena, no por la persona trans, sino por el que no va a cambiar su conducta y seguirá siendo un ignorante”

“Tenéis que parar de hacer esas cosas
porque podéis hacer daño. Estoy orgulloso de
ser un chico y nadie me va a negar mi identidad
“. 

Pese a la gran cantidad de comentarios que
rozan la transfóbia, han sido muchas las personas que se han pronunciado a
favor de la pareja alegando que se trata de una oportunidad para visibilizar
las relaciones con transexuales.