Compartir

Carlota es una joven de 17 años que idolatra a un buen puñado de artistas. Y entre todos, hay un nombre propio que destaca por encima de todos los demás: Adele. La cantante británica es la voz de su vida. Por eso guardaba como un tesoro las dos entradas para ir a ver con su padre a la intérprete. Iba a ocurrirel pasado martes en el Palau Sant Jordi. Pero no pudo ser. 

¿Qué ocurrió? La joven padece una enfermedad muscular y va en silla de ruedas desde los seis años. Y es como todo el mundo. Es decir, tiene sus ídolos. Entre todos ellos, Adele es para ella un sueño. Lo más. Pocos días antes del recital de la cantante británica, Carlota sufrió una infección pulmonar que ase complicó y tuvo que ser ingresada en la UCI del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Este contratiempo amenazaba un sueño porque en casa guardaba dos entradas para el recital de Adele que a lo mejor quedaban en nada. A medida que se acercaba la cita, su estado de salud mejoraba, y algo tenía que ver las enormes ganas de la chica por ver a su artista favorita. Pero finalmente los médicos desestimaron su salida del centro.

Con esperanza, la muchacha escribió un mensaje a la estrella por las redes sociales que quedó sin respuesta. A falta de Adele, la vida le deparaba una sorpresa mayúscula. Esta semana tocaba otro grupo inglés en la ciudad Condal que no era otro que Coldplay. Y si Adele pasó por Cataluña sin acordarse de la joven catalana, los chicos de Chris Martin llegaron para arrasar con un concierto inolvidable. Y para alguna cosa más…

El caso es que Martin, junto a Moses, su hijo, visitó casualmente el Olímpic el mismo hospital donde estaba ingresada Carlota tras su primer recital. El destino permitió que nuestra protagonista tuviera premio cuando el líder de la banda británica se reunió en el centro hospitalario con una veintena de los jóvenes más que estaban ingresados. Con ellos se hizo fotos y vídeos. Carlota estaba entre ellos y le pidió a Martin hacer un vídeo juntos cantando una parte de 'Fix You' y éste accedió encantado. 

Unas imágenes que ella misma ha compartido en las redes sociales y que se están haciendo muy virales.  Lo que desconocía Carlota es que hay médicos que hacen verdaderos milagros:  Georgia, su cardióloga, decidió permitir a la joven ir al concierto de Coldplay. Y Chris Martin les dejó tres entradas de las mejores.