Compartir

'Caos', el disco. ¿Esto es un caos sentimental? ¿O cómo? 

La realidad de todo esto es que vivo en un mundo bastante caótico a día de hoy y que cuando te planteas crear algo de cero se te genera un lío en el cerebro hasta que todo se pone en su sitio. Yo hablo de ese caos en el que te enfrentas a algo nuevo, de hecho al principio decía: “Qué caos todo, no consigo poner esto en pie”. (Ríe) Lo que sí que me pasa es que al final nunca terminas el disco, hay una frase de Picasso que tenía mucha razón, las obras no se terminan, se abandonan. Cuando todo el mundo cree que está bien menos tú, es el momento de abandonar. 

¿Quién te da a ti la palmadita y te dice: “Venga, ya”? 

Al final quien te pone en la realidad son los tiempos, y ya está, tiene que salir, no puedes frenar todo después de haber movido el bajo 17 veces. Soy yo misma la que dice: “¡Vale ya!”

Experta en meterte en líos, dicho por ti, ¿luego tienes arte para salir de ellos? 

(Ríe) Sí, sí, diría que sí, por eso me río. En un momento dado, la capacidad de salir de un buen lío la tengo.

¿Del amor hay que huir cuando sea malo? 

Depende, hay amores que duelen siempre y hay amores que aunque huyas te van a doler de por vida. Hay amores que el dolor que te genera es hasta bonito. Si es una situación en la que no puedes respirar, mejor hay que irse corriendo. Pero si es un dolor bonito de amor verdadero, pues quédate. Es que el amor duele, ¿no te parece? A ti te duele tu madre, ¿no? Esto también es amor de verdad, la gente a la que amar te duele, tú tienes que valorar hasta qué punto es dolor es bonito o es horrible. 

Durante La Voz Kids, ¿cuántas veces te has aguantado el llanto? 

Uy, muchas, muchísimas. Da mucha pena, al menos vosotros lo veis por televisión, pero nosotros estamos ahí escuchando todo, notas cómo respiran, cómo les tiembla la voz y nadie se da la vuelta… Y claro esa sensibilidad te mata. Y quiero explicarte algo, intentamos que entiendan que no nos hemos dado la vuelta porque alguien no valga, ni mucho menos, solo que tienes un cupo. Me daba mucha tristeza cuando se iban porque pensaba: ¿Quién soy yo, no? 

Lloráis, pero todo no son penas, eh, que también os reís pero bien. 

Es un sitio donde las emociones están a flor de piel, así que te puede matar la pena o darte un ataque de risa porque estás con tus compañeros y se hacen muchas coñas, al final son tus colegas. 

El nivel de los niños es lo más, ¿no te parece? Yo me he quedado alucinada. 

Hombre, y nosotros. Es que con los niños hay mucha verdad, aquí es donde más mola, te dicen todo lo que piensan y cuando cantan es igual. 

Ahí no hay tutía. Cuando miras atrás, unos añitos eh, ¿cómo te ves cuando empezabas? 

Ahora me veo en entrevistas, llevo 18 años ya en esto, y me digo: “Ay, qué lástimica, qué chica, pero qué chica era”. Sobre todo porque me creía súper mayor y no tenía ni idea de donde me metía. 

¿Pero te arrepientes? Que todas las grandes siempre han sido “mu' chicas”. 

No, no, para nada.   

Cuando sacaste la canción 'Aprendiz' yo me acababa de sacar el carnet de conducir, imagínate, cuando saltaba en la radio me la ponía a toda mecha.   

(Ríe) ¡No me digas! 'Aprendiz' es mi niña mimada, sigue conmigo y seguirá en este camino. 

Hacías hípica, un deporte disciplinado, ¿esto te ha influido algo en la disciplina del mundo de la música, los conciertos…? 

No, la disciplina va con cada uno. Soy muy disciplinada, y lo he sido siempre, si me dedico algo, me dedico con seriedad. No pude seguir montando a caballo y estar en la música, es imposible. 

Te tocó elegir, como todo en la vida. 

Claro, no podía compaginar, de repente todo hizo ¡boom! Tuve que escoger y emplear mis fuerzas en una sola cosa.   

¿Alguna vez te ha desbordado el ir por ahí y que todo el mundo te conozca y te pregunte? 

A ver, no nos tenemos que olvidar del contexto, nosotros también somos seres humanos: tenemos problemas, familias, etc. Y es verdad que te debes a tu gente y siempre tratas de ser lo más agradable posible. Al final quien se lo tome a mal y cree que eres una borde, pues no lo vas a poder cambiar, no te conoce. Antes me descolocaba un poco más, ahora he aprendido a vivir con ello y lo llevo con naturalidad. También te digo, cuando estás con el moño en lo alto con la cara lavada, en la frutería con un melón en cada mano y te piden un 'selfie' pues dices: “Pero, ¿en serio me vas a colgar en Twitter?” (Reímos) Les dices: “Por favor, abrázame y dame mil besos pero no me hagas esa putada”. Tienes que tratar de explicarlo, deben entenderlo, solo intento hacer lo mismo que todo el mundo, por el amor de Dios, no me hagas esto.  

¿Cuál es esa canción que no te has atrevido a cantar? 

Pues fíjate, varias eh, pero hay alguna de 'Metallica' que me encantaría cantar pero cuando me lo planteo, lo pienso y digo que mejor que no. 

Vienes de una familia de flamencos, pero cuando te piden que lo cantes dices: “Canto, pero mi repertorio es corto” 

Claro, es que antes tenía más fiestas flamencas, ahora menos. De puertas para dentro canto lo que me echen, pero con el flamenco soy consciente de mis limitaciones y no me lanzo. 

Has cantado copla, 'A tu vera', ¿te la dieron o la elegiste?

Nos la dieron, hicieron el reparto para 'Tatuaje', no la elegí pero probablemente hubiera elegido esa. En mi casa se escucha mucha copla, no me tuve que aprender la canción, me la sabía. Hay tanta copla tan bonita…   

¿Te atreverías a lanzar un libro que hable de ti? 

Puede ser que sí, ¿por qué no? Hay siempre un lado que nadie ve y que es interesante, bonito. Así te pueden conocer mejor y entender mejor porqué estás de una manera u otra. Te abres más. 

Llevas tatuajes, ¿te harás más? 

Llevo muchos, pero no, no me haré más, al menos. Mi madre dice que estoy muy cerca de ser un jarrón chino. (Ríe) Esta época ya pasó, no me arrepiento pero ya, se pasó.