jueves, 1 octubre 2020 14:29

Manuel Carrasco: “¿A Eurovisión? No me veo, ¿qué necesidad tengo de ese lío?”

¿Tú eres de los de escribir a mano o más de tecnologías?

No, no, soy más de escribir a mano.

Eres de los míos, entonces. ¿Cuánto nos quieres a los medios y cuánto nos odias a la vez?

Ay, no tengo pega con los medios, me habéis tratado siempre muy bien. No soy de esos que tienen reticencias, será porque me habéis tratado súper bien y no he tenido ese punto de ponerme serio. No he sentido eso de que me persigan por la calle, ni nada. 

¿No? Pensaba que sí. 

Y si lo han hecho, lo han hecho de una manera como muy natural, no sé.

¿En qué momento dices lo de “yo por ahí no paso”?

Muchas veces. En esta profesión tienes que tomar muchas decisiones importantes, algunas de ellas en equipo, pero el capitán en esto soy yo porque soy el que se va a mostrar. Por eso hay cosas que me proponen que digo que no. 

¿Qué te han propuesto que has dicho no?

Cosas que no van conmigo. Por ejemplo, si me han dado una opinión musical de por qué no vas por aquí o por allá, he dicho que no y cada vez controlo más todo eso. No me dejo… Vaya, que por ahí no paso. 

¿Y ellos lo saben y lo respetan?

Sí. (Rotundo) Es que siendo así he llegado hasta aquí. 

Mira tú que no lo pareces, eh. 

¿No? Pues sí. ¿Verdad, Marta? (Y mira a su gente de la discográfica)

Tienes pinta de delicado, angelical y pacificador.

(Ríe) Digo todo, aunque muy dulcemente.

En “La Voz Kids”, José María, tu chico del tupé, ha resultado ganador. Mira que te has “hartao” a llorar…

Me he emocionado mucho y luego viéndolo en casa más porque lo veía sin tensión. Lo he pasado mal decidiendo por los chiquillos pero luego ya ha sido todo muy bonito, ellos se lo han tomado todo muy bien. 

Se les veía muy profesionales. 

Mucho. Nos han complicado la vida, tú lo has visto… Cada uno en su rollo, pero cómo cantaban. Generalmente les decía que estuvieran tranquilos, no quería que ellos se encorsetaran. 

Decía José María durante el concurso que como eres tan guapo debías de ligar mucho. 

(Risas) No te creas, eh. Él sí que debe de tener una cola de niñas, se lo he dicho ya. ¿Y sabes qué me ha contestado? Que no me preocupe que él reparte conmigo. 

¿Cuándo te pones flamenco?

(Se lo piensa) Cuando me tomo un par de copitas, tengo mis raíces conmigo y siempre las llevo a gala, uno siempre debe ser lo más auténticamente verdadero posible.

Te he escuchado cantar de todo, pero el día que más emocionaste fue cantando “Limosna de amores”. 

Ahí me puse coplero, entonces, también tengo ese puntillo. 

Ahí fue cuando dije: “La madre que le parió a este tío”. (Reímos) ¿Cuántas veces te han gritado esto?

(Ríe) Muchas veces, me lo gritan en los conciertos y les contesto: “Pero, mujer, ¿cómo gritas eso en el silencio del teatro?” A veces me digo: “Tierra trágame”. 

Tú que hablas de amor, ¿qué haces si encuentras a una chica llorando a moco tendido por la calle?

Me acercaría, le preguntaría e intentaría ayudarla. 

Y si te contesta: “Es que no me quieren”. 

Joder, María, pues me rompe el corazón. Me pasan cosas parecidas pero creo que lloran de alegría, cuando viene alguna seguidora así, nerviosa, me da mucha cosilla y siempre intento que se vayan contentas.

En tu vida, ¿te dejas llevar más por el corazón o por la razón?

El corazón siempre manda, sí, puedes pensar mil cosas pero al final… no puedes obligar al cuerpo. 

¿Y qué les dirías a aquellos que se obligan?

Yo lo he hecho, eh, a veces es necesario. 

¿Arropar el corazón y ya se verá?

Sí y cambiar de canal porque esa película no me gustaba nada. 

Viendo el éxito que tienes entre las chicas, las oportunidades que tendrás tú de cambiar de canal…

Bueno, la TDT es muy grande pero al final tú eliges el canal que te gusta. 

Y alguna vez, ¿el canal que te gustaba a ti no funcionaba?

Alguna vez, había interferencias que se dice, la parabólica no funcionaba. 

Dices que eres despistado, ¿últimamente que has perdido?

He perdido parte de mi corazón en este disco. ¡Olé! (Reímos)

¿Y algo más material?

Pierdo todo, el otro día me compré otras gafas, luego encontré las que perdí un mes después. 

¿Irías a Eurovisión?

Ahora mismo no lo contemplo. Más que nada porque tengo un montón de lio y no pararía una gira maravillosa para eso. Aparte no veas la que nos dan, ¿para qué voy a ir si nos dan la del pulpo? Te van a dejar el último o el penúltimo, ¿qué necesidad de meterme en ese lío?

Pero, ¿ves Eurovisión?

No lo veo, no, pero hay un montón de peña a quien le gusta. 

¿Alguna vez has pedido a alguien que cante contigo con miedo a que te diga que no?

Claro que sí, ha pasado y pasará. Y yo también he dicho que no, pero por circunstancias ajenas a ti: el tiempo, muchas peticiones, muchas colaboraciones…

¿Con quién vas siempre acompañado?

Intento funcionar solo, es decir, la vida me ha hecho saber que uno tiene que ser independiente a la hora de vivir la vida, luego decides con quien compartirla. Creo, y lo trabajo, el poder lo tiene que tener uno, es así.