Compartir

1El mundo de la música y las ideas siempre ha volado de la mano. Y no siempre lo han hecho con el ben

El mundo de la música y las ideas siempre ha volado de la mano. Y no siempre lo han hecho con el beneplácito de los gobiernos y otros grupos de poder. En ocasiones, los creadores han sido perseguidos y vetados por su ideas, expresadas a través de su obra. Tanto que a veces, durante la historia, hay quien se jugó la vida como en el caso del cantautor Víctor Jara, asesinado por agentes del incipiente régimen de Augusto Pinochet en Chile durante 1973.Hoy en día no se producen estos trágicos casos. Surgen trifulcas, broncas que se solucionan con sentido común, como el último caso del artista isralí, Matisyahu vetado en principio del festival de reggea por no declararse a favor de la creación de un estado palestino. Una pretensión absurda sabiendo la ideología del interesado, que ya está resuelta. Pero en países como en China e Irán, donde las libertades son simplemente anhelos, el arte y la música son víctimas `propiciatorias del totalitarismo y la sinrazón. Estos son algunos músicos que han sufrido persecución o han sido vetados por razones políticas e ideológicas. 1.- Cuba y Fidel Castro silenciaron a algunos de sus músicos más celebrados:  No fue sino a partir de agosto de 2012 cuando los cubanos pudieron escuchar en su isla la música de Celia Cruz, Bebo Valdés y Willy Chirino, aunque fuera a través de las ondas de sus emisoras de radio. Todos ellos y otros como Gloria Estefan estaban vetados por el régimen por ser contrarios al mismo, o no demasiado partidarios.  Hasta ese momento y desde hacía décadas, más de medio centenar de artistas críticos con el régimen -de la talla de Olga Guillot, el saxofonista Paquito d´Rivera- habían sido censurados de la programación televisiva y radiofónica. Entonces de manera no oficial, casi con sordina, las autoridades suprimieron la llamada 'lista negra', un inventario de nombres prohibidos que nunca se hizo público y cuya eliminación tampoco se anunció oficialmente. La información fue hecha pública por varios trabajadores del sector, aunque ningún cubano ha escuchado todavía el grito de “¡Azúcar!”, lanzado por la Reina del Son, saliendo de su transistor.

Atrás