Compartir

Tras dos años de Eureka!, La Pegatina lanza un nuevo disco llamado Revulsiu, un trabajo lleno de colaboraciones. El septeto catalán 'amenaza' con revolucionar esta noche la Sala Joy Eslava donde presentará su disco al público madrileño. Revulsiu llega para levantar a la gente, pero manteniendo las señas de La Pegatina: diversión, fiesta y 'buen rollo'. Hemos hablado con Adriá y Rubén, las dos voces del grupo.

El disco es una montaña rusa. Diversión, algo de sentimentalismo y sobre todo bastante reflexión… ¿Es una revolución en el grupo?

A: No. Pero si es verdad que en el disco pasado habíamos hablado de ciertas cosas reivindicativas, pero como estaban escondidas tras muchas metáforas quizá no se llegaba a entender y al final no tiene gracia si escribes una cosa y no se entiende. Entonces, hemos decidido explicar qué hemos sentido en los últimos años en letras claras y contundentes y que puedan ayudar a cambiar algo.

¿Y qué habéis sentido en estos años?

A: Indignación y muchas veces impotencia. Por ejemplo con el IVA, ¿cómo puede ser que todo el mundo lo vea, menos el que lo tiene que ver?

¿Creéis que la música puede ser el catalizador de la indignación de los ciudadanos?

A: Se necesitan bandas sonoras para todo, aunque no es la intención. Pero teníamos la necesidad de expresar algo y si hay gente que comparte y eso le ayuda a sacar algo más, mejor.

Más de 10 años juntos y mantenéis el buen rollo desde el primer día y que luego se traslada a las canciones y conciertos ¿Cuál es el secreto?

Rubén: El secreto es hacer lo que te gusta y haber tenido la suerte de encontrar las personas indicadas en el camino, no hay más secreto. Hemos tenido la suerte de que lo primero que hemos montado nos gusta, disfrutamos, podemos vivir de ello y encima somos un grupo de amigos que nos lo pasamos bien.
¿Por qué el nombre de El Revulsiu (revulsivo en castellano)?

Adriá: En realidad, Revulsiu es una reacción muy potente cuando tienes un 'input' malo. Para curarte de un virus te ponen la vacuna con el mismo virus para que el cuerpo reaccione. Eso es un revulsivo… O con los jugadores que salen en el último minuto y lo alteran todo. Siempre nos han dicho que somos como un revulsivo, salimos a última hora y la liamos. A nivel de letras hay más de reivindicación y nos parece que es un momento en el que necesitamos un revulsivo, algo que de golpe despierte a la gente.

Volviendo al disco, trece canciones y siete de ellas colaboraciones… ¿Os ha faltado alguien que no haya podido estar?

A: Sí… Hay gente que por problemas de agenda no ha podido estar, porque también hemos ido muy rápido. Uno de ellos ha sido La Vela Puerca… podían, pero enviábamos el disco a fábrica al día siguiente y no había manera ya. Se guarda para el siguiente.

Esta vez os habéis superado. Un grupo de punk folk mongol y una orquesta japonesa ¿Cómo llegáis a esa mezcla de ritmos y cultura?

A: Es gente que hemos encontrado por el camino. El año pasado coincidimos los tres, nos llevamos la canción maquetada, tarjeta de sonido, micro… y lo grabamos al aire libre, tal cual. Siempre hay algo de química que sale y te gusta que quede para siempre. No en una foto, sino en una canción.

Pero lo que es insuperable es hacer cantar a un bosnio en castellano en Ni chicha ni limoná

A: Eso fueron ellos. Escribieron su parte bosnia y luego otra en castellano que les corregimos para que tuviera algo de sentido.

Con los japoneses y mongoles… ¿no hubo manera?

A: Preferimos que canten en su idioma, porque al final es la forma de que expresen algo diferente y den un color que nosotros no podríamos tener de ninguna manera. Preferimos que canten en su idioma, en su estilo y sea una mezcla de dos cosas distintas.

¿El nuevo directo en qué va a variar con el antiguo o va a seguir la misma línea?

R: Vamos a montar un show, eso está claro. Cambiaremos cosas… atrezzo, iluminación. Tocaremos las canciones nuevas con los “greatest hits” de siempre, será una combinación.

Soltad algo…

R: Volvemos a los ingredientes de La Pegatina… Jugamos con la luz, con el público, hay confetis… Esos ingredientes, los movemos y los lanzamos de otra manera para que sea todo nuevo y que la gente pueda venir cada año nuevo a los shows.

La nueva gira os lleva por varios puntos de España y del extranjero ¿Qué lugar os queda por pisar?

A: Cada país mola. A mí me gustaría mucho ir a África ir a tocar, pero es muy complicado. Por tocar nos gustaría tocar en todo el mundo, Oceanía es más sencillo.

Más de 900 conciertos habéis dado… alguna anécdota que no olvidéis

R: El año pasado tuvimos muy mala suerte en muchos conciertos… Por primera vez no llegamos a tiempo a conciertos por pérdida de aviones, por huelgas que había o por atascos en carretera. Fue la primera vez que se suspendió un concierto por esos motivos, no había pasado nunca.

Seguís dándolo todo en cada uno de los conciertos…

R: ¡Hombre! Si haces cuatro seguidos a lo mejor no (risas), pero no va a ser por falta de ganas… En los conciertos damos el 100% que tenemos, porque hacemos lo que nos gusta. Siempre vas a transmitir algo positivo.