Quantcast

Así es el pánico escénico de Sabina y Soler, lo más temido por los artistas

Los asistentes al concierto de Sabina ayer en Madrid se quedaron de piedra cuando el cantautor finalizó el espectáculo antes de lo previsto pidiendo disculpas porque había sufrido un “Pastora Soler”. Antes de retirarse ya dijo que se encontraba “realmente mal” mientras deleitaba al aforo rebosante en el Barclays Center.

El cantante jienense se refería a la Soler porque hace unas semanas anunció por Facebook que se retiraba de los escenarios una temporada debido al pánico escénico que sufría y que no le permitía dar sus conciertos con normalidad. . “Un miedo escénico que apareció en mi vida el 8 de marzo de este año, lo creí superado pero anoche de nuevo en Málaga, ante un público al que le debo tanto y una tierra que siento mía, me fallaron las fuerzas de nuevo afectando esta vez incluso a mi garganta…”, confesó Soler muy apenada. 

El miedo o pánico escénico es un trastorno, un estado de ansiedad, que los expertos lo clasifican dentro de las relaciones personales, ya que inhibe de todas las facultades comunicativas e impide que se desarrollen con normalidad las capacidades cognitivas, conductuales y fisiológicas. Los nervios, la presión, el estrés y la fatiga pueden azotar hasta al más veterano encima de los escenarios, como fue el caso de Sabina. 

Esta fobia puede alterar el ritmo cardíaco, producir náuseas, mareos, dolores de cabeza, en definitiva, un malestar físico muy grave. El temor al fracaso se incrementa cuando se padece un ataque de este tipo de miedo, así como lo que comúnmente llamamos 'quedarse en blanco', ya que produce confusión mental. Otros síntomas son el tartamudeo y hablar en voz baja.  

Lo admitió. Se había puesto muy nervioso antes de salir pero agradecido a su público reapareció tras cinco años de ausencia. Joaquín Sabina mantiene su fecha del próximo martes en Madrid y se encuentra “descansando”, tal y como ha informado su manager, José Navarro 'Berry'. Se encuentra “muy bien”, ha añadido. 

El cantante de 65 años ha sufrido depresiones en el pasado de las que aseguró que nunca fue a tratamiento. El apoyo recibido seguramente sea un aliciente para susperar el temido pánico escénico de los artistas.

Comentarios de Facebook