Compartir

Entre un público variopinto, en un recinto bastante lleno, aunque no a rebosar, inauguraba Lichis esta nueva gira. En un escenario que se asemejaba casi a Stargate y con una estética de los más noventera y gafas de sol, Lichis abría el concierto bajo el tema 'Dinero por nada'. 

A continuación llega 'Tan Felices' y 'Tinkywinky' mientras el público escucha tranquilo las primeras canciones y se va animando a medida que avanza el concierto, aunque no arranca del todo hasta que no recuerda su viejo tema conocido por todos 'Felicidad' si bien previamente se conmueve cuando Lichis le dedica su tema 'Pecados más Dulces' a su colega Jaime Urrutia.

El ritmo y el ambiente en la Joy Eslava se mantiene arriba con 'Nunca Nada es Personal' bajando con la entrada del piano en 'Enemigos' y así se mantiene hasta el final del concierto que cierra con 'Valientes'.

El concierto se sucede a ritmo rápido al no haber apenas speech entre canción y canción más allá de las menciones necesarias a los músicos que intervienen. Esto provoca que el concierto sea dinámico pero quizás también un tanto impersonal de cara a su público que sonreía feliz por estar allí.