domingo, 27 septiembre 2020 0:23

Fito: “Solo me llaman Adolfo cuando me piden el DNI”

Fito está de vuelta. En realidad nunca se ha ido, pero sí que ha estado un tiempo sin publicar nuevo trabajo -cinco años para ser exactos-. Entre risas, algo que junto a su guitarra siempre le acompaña, asegura que no es ningún vago por pasar tanto tiempo sin sacar nuevo disco. Durante ese tiempo ha hecho muchas cosas y escrito muchas canciones. Sin embargo, para el 'pequeño Nicolás' ve más una película.

Qué.es se sienta con él para charlar de lo que fue, es y será. Por lo pronto le espera una gira que recorrerá las principales ciudades españolas. En total, 13 conciertos que por si fuesen poco acaban con doblete en el Palacio de los Deportes de Madrid.

¿Al publicar 'Huyendo conmigo de mí' sientes lo mismo que con los primeros lanzamientos?

Bueno, es difícil pensar lo que sentía en aquellos años, hace mucho tiempo. [Risas] Me imagino que sí, es un trabajo que ocupa gran parte de tu vida y que al tenerlo en las manos compruebas que ya no es un proyecto, ahora es una realidad.

¿En qué ha cambiado Fito Cabrales a lo largo de los años?

He cambiado en muchas cosas, aunque es cierto que como meta artística no me enfrento a un disco con el proyecto de cambiar todo lo que he hecho hasta ahora. Hay otros grupos que lo necesitan, pero para mí no es importante. Sin duda hay cambios en este disco, pero no son relevantes para el gran público. Me interesa que suenen bien las canciones. Sigo pensando en el rock como antes, me gusta que suene a banda y que la producción no modifique ese sonido.

Además, para qué cambiar algo que funciona…

Bueno, en realidad lo que más importa es lo que tú sientas. Sin duda, si al público no le gusta no vas a ningún sitio. Es como si abres un bar y no entran clientes. Realmente no hago música para vender más o menos. Yo tenía una banda y me fui para hacer lo que quería. Ese paso no lo habría dado para hacer ahora algo que no quiero.

A día de hoy hay gente que aún no sabe que tu nombre es Adolfo… ¿Quién comenzó a llamarte Fito?

[Risas] Desde que era pequeño me llaman Fito, aunque no recuerdo muy bien quién fue el primero en llamarme así. En mi familia somos varios 'Fitos' porque mi abuelo materno se llamaba Adolfo. Nos pusieron su nombre a varios primos y nos convirtieron en Fito. Ahora solo me llaman Adolfo cuando me paran (la Guardia Civil) y me piden el DNI. En definitiva, nadie que me tenga cariño. [Risas]

¿Contemplas jubilarte subido a los escenarios dentro de muchos años?

Bueno, eso estaría muy bien, aunque me cuesta situarme dentro de diez años. Me parece una mochila demasiado pesada como para soportarla. Está claro que me gustaría seguir tocando y subiéndome a un escenario mientras tenga fuerzas y facultades para hacerlo, aunque es difícil pensar en ello.

¿Con qué sensaciones arrancáis la gira?

Estamos en un momento de ánimo espectacular. Tener un trabajo nuevo en las manos (el disco) es muy especial. Hemos vivido momentos sensacionales durante su producción y ahora llega la gira que, más allá de los resultados, es su recompensa. Qué duda cabe que nos quedamos impresionados con el apoyo del público y, sin duda, facilita mucho la organización de la gira.

¿Qué sientes al ver que algunas de tus canciones se convierten en prácticamente en himnos?

Yo le echo siempre la culpa a las canciones. Siempre digo que los músicos escribimos, pero es el público el que las acerca a su vida, las llenan de experiencias y les proporciona el valor que las encumbra. Aunque solo sea por no desequilibrar más mi cabeza prefiero pensarlo así. Además, yo también tengo mis himnos. [Risas].

Una canción del nuevo disco habla de corrupción… ¿Qué te llevo a escribirla?

No suelo hacerlo porque no me proporciona mucha recompensa emocional. En realidad son temas que no me aportan. Suelo escribir sobre temas más personales que pueda cantar durante 15 años y siga sintiéndolos de la misma forma. Lo único que ya estamos desbordados y no me he podido resistir a hacer una canción y comentarlo.

También has utilizado alguna frase de un buen amigo…

[Risas] No suelo hacerlo, pero ha estado bastante bien. Estábamos comiendo en el restaurante del campo del Rayo con 'El Pulga', el dueño de 'El Hebe' (un mítico bar del barrio madrileño) y mientras comentábamos vivencias de hace 15 o 20 años soltó: “De todo lo que habléis hace ya mucho tiempo”. Al escribir en casa me acordé de esa frase, tenía mucha razón, y por eso 'Garabatos' va dedicada para él.