Compartir

Pues eso: que “no ha pasado nada” en estos seis años. Lo normal en grupo de música: dar conciertos, hacer un disco de versiones llamado 'Introversiones' y otro en directo por su 25 aniversario, amén de componer para dar a luz otro disco de estudio. “Así que durante un tiempo se dejaron algunos temas en barrica, hasta que tuvimos tiempo de retomarlos”, comenta Goyo Yeves, saxofonista, flautista y miembro fundador de Celtas Cortos. 

Y por fin esta semana ha visto la luz el nuevo disco de la banda vallisoletana, 'Contratiempos', que ve la luz bajo el propio sello del grupo y está compuesto por doce canciones que, además del sonido de Celtas Cortos, tontean con ritmos latinos, sonidos clásicos (“aderezados con arreglos de la banda sinfónica de Valladolid”) y hasta con el hip-hop. “Nuestra filosofía de trabajar es la fusión, aunque acabamos metiéndonos en barros de todo tipo”, dice el músico. 

Y pese a que “hay alguna canción que puede tener tres años y otras que se han reconvertido en otras totalmente distintas”, las letras en general son de lo más actual y cargan, como era de esperar, por la situación que atraviesa España actualmente. “En nuestros textos literarios siempre ha habido reivindicación social y estos años no podía ser menos, porque hay tanto de lo que hablar que daría para hacer cuatro discos”, sostiene Yeves. Acto seguido, añade: “Hemos nacido con el puño levantado y no podemos evitarlo”. 

Porque, a fin de cuentas, Celtas Cortos son tan curritos como cualquier otro. En palabras de Goyo Yeves: “La vida del músico es mucha carretera y mucho distanciamiento de los seres queridos, y además no sabes cómo te van a ir las cosas; nosotros tenemos mucha suerte porque llevamos muchos años y hemos conseguido formar una marca, y eso que los últimos tres años han sido pésimos, aunque ahora parece que estamos remontando un poco”, explica el saxofonista y flautista vallisoletano. 

Así que es lo toca: moverse y sudar la camiseta. Máxime, cuando “el 95% de las contrataciones son Ayuntamientos”. Silencio. Y a estas alturas, estando como están las administraciones (especialmente las locales), ¿hasta qué punto les garantiza eso un sueldo? “Es que nosotros tenemos una condición: si no cobramos antes de subir al escenario, no tocamos”, afirma Yeves. Entonces aclara que solo así han conseguido cobrar todos los conciertos que han ofrecido, “a estas alturas ya más de dos mil”, menos uno. “No está mal, ¿no?”

Ahora les quedan por delante unas cincuenta actuaciones en medio de la promoción del disco. Pero que nadie se llame a engaños: estos directos no son para presentar 'Contratiempos'; esos llegarán en unos meses. “Vamos a esperar a que la gente lo haya escuchado ya un poco y a partir del año que viene ya lo tocaremos en directo, para que el público pueda disfrutar más”. 

¿Y cuándo piensan descansar? “Eso mismo me preguntan mis hijos”, concluye Yeves.