Compartir

“El año en que tú nacías empezaba todo”, concluye Ismael en la primera de las piezas, dirigiéndose a su hija recién nacida, tras hacer repaso de esa poesía que habita lo cotidiano, que no siempre somos capaces de ver y que ilumina las melodías de este nuevo trabajo. Ante la adversidad, un recién llegado nos renueva la mirada y nos hace entender que no todo está perdido. “La vida fue un ensayo hasta ahora”, canta Serrano en 'La llamada'.

Conversaciones con Rodolfo Serrano, padre del artista, periodista y poeta, autor de una de las canciones de este disco (en la que colabora la cantante mexicana Natalia Lafourcade), brindis con amigos de toda la vida, repaso de los viajes que hicieron nuestros ancestros, cuentos para despertar a niños con sueños, noticias del periódico, todo ello se sucede en este making of diferente y sentimental, un emocionante adelanto de ese manojo de nuevas canciones que verá por fin la luz el 7 de octubre.

Por su parte 'La Llamada: Canciones para una recién nacida', se está emitiendo en Internet todos los lunes desde principios de mes; el día el 15 se emitió el tercer capítulo, el 22 se emitirá el cuarto, y el 29 el quinto y último.

PRESENTACIÓN DE 'LA LLAMADA' EN VALLECAS

De forma paralela a su presentación en Internet, Ismael Serrano presentará en el barrio que lo vio crecer, Vallecas, el nuevo álbum. Un evento irrepetible que tendrá lugar en la Plaza del Nica (A la altura de Arroyo del Olivar, 79; Metro Buenos Aires. Buses 10 y 136) a las 13.00 horas del domingo 5 de octubre con entrada libre.

En la presentación, que se celebrará en la calle, Ismael Serrano junto con su banda interpretará algunos temas de su próximo disco, con la participación de vecinos y vecinas de Vallecas, a través de las diferentes agrupaciones musicales del barrio como las batucadas Rakatui y Palomeras Bajas y la Escuela de Charangas de Vallecas.

'La llamada', hace referencia a las tradicionales llamadas del carnaval uruguayo, convocadas a golpe de tambor, pero también a un llamamiento: basta de lamentos, es hora de levantar la mirada, grita el cantautor, que cita a sus seguidores para celebrar que estamos vivos y rebeldes. Lo hace a través del batá y del bongó, del pandeiro y del güiro, de los tambores y de los bombos, y por supuesto de la guitarra y de su serena voz de siempre.

Producido por él mismo y por Jacob Sureda, el álbum consta de 13 canciones en las que la lucha adquiere carácter de celebración, el desamor se cura al ritmo del candombe y la épica del desahuciado se retrata a golpe de bombo y esperanza. El disco rebosa también de bachatas traídas al mediterráneo, son del Caribe, samba para pedir un deseo y casi reggaetón para convertir la tristeza en esperanza.