Compartir

Tal día como hoy de hace tres años, se descubría el cuerpo sin vida de Amy Winehouse en su casa de Candem Town, en Londres. Tenía 27 años y pasaba ampliar la larga lista de leyendas musicales que forman el llamado 'Club de los 27': Brian Jones, Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain son algunos de sus ilustres integrantes. Y como ellos, Winehouse fue encontrada sola y sin vida en su casa. Todas sus muertes están relacionadas con las drogas (aunque la de Brian Jones sigue siendo un misterio) y todas sus vidas alcanzaron el éxito demasiado pronto. Quizás lo uno llevó a lo otro. Quién sabe.

Amy Winehouse, a veces más conocida por sus juergas con Pete Doherty que por sus canciones, apenas llegó a publicar tres discos: 'Frank' en 2003, 'Back to Black', su trampolín al éxito internacional, en 2009, y 'Lioness: Hidden Treasures', póstumo, en 2011. Y con ellos, consiguió seis Premios Grammy, cinco en una sola noche: Álbum del Año por 'Back to Black' y 'Canción del año' por Rehab.

Su desenfadado estilo de vida la convirtió en un icono pop y su éxito musical allanó el camino a otras divas posteriores, como Adele. De hecho, aquí va una pregunta al aire: ¿habría llegado Adele donde está si Amy Winehouse no le hubiese dejado el camino libre?