Compartir

Aunque habla desde Canadá, Carlos Marín suena cercano y, sobre todo, simpático. Tiene sentido del humor y lo va dejando cada vez más claro a medida que avanza la conversación. Y para muestra, un botón: “Al principio éramos como el chiste, un francés, un suizo, un estadounidense y un español”, espeta entre risas.

Está Carlos Marín está en la tierra de Justin Bieber durante la conversación a causa de la gira mundial en la que él y sus tres compañeros de Il Divo (el tenor Urs Buhler de Suiza, el artista pop francés Sébastien Izambard y el tenor norteamericano David Miller) se encuentran inmersos, 'A Musical Affair: The Greatest Songs of Broadway Live', y con la que llegarán a España en noviembre.

Un espectáculo que se estrenó en Broadway y que ha sido creado junto al director artístico de sus shows Brian Burke, colaborador habitual de La Reve, Elton John, Rod Stewart o The Killers y creador del espectáculo permanente que Celine Dion tiene en Las Vegas. El concierto será la presentación en directo de su sexto álbum de estudio, “A Musical Affair”, la primera recopilación de canciones de Il Divo inspirada en musicales de Broadway como Phantom of the Opera, Carousel o West Side Story y que incluye espectaculares duetos con Barbra Streisand, Kristin Chenoweth, Nicole Scherzinger, Heather Headley y Michael Ball. 

En palabras de Marín: “No cantamos en este show nada de lo que hemos hecho antes, pero son temas que la gente va a conocer”. Garantizado. Y aún habrá más: “Intentaremos estar más cerca del público”.

¿Cómo se lleva pasar todo el día viajando? “Como llevamos ya diez años, ya sabemos cómo va el tema, pero es un jet lag continuo, así que lo suyo es intentar llevar una vida sana, equilibrada”, dice Marín. Acto seguido, añade: “Yo no bebo, ni fumo, pero por salir un día de fiesta tampoco pasa nada”.

Y cuando se echa la vista atrás, ¿qué es lo que se ve? “Parece una película, porque hemos tocado en muchos escenarios, para muchas personalidades, para muchos presidentes“, afirma Marín. Entonces comenta que lo mejor fue ver cómo iba creciendo el público que asistía a sus conciertos, lo que no significa que las ventas de discos se moviesen en la misma dirección. “Habría que enseñar a la gente que si todo el mundo se baja la música gratis, puede ser su fin”, apostilla.

Personalidades, presidentes… ¿alguno le ha impactado especialmente? “Lo de Barbra Streisand fue una experiencia única; fue hace unos cuatro años, llegó su representante y dijo que quería hacer un show con nosotros… fue increíble”. ¿Y qué hay de los segundos, los presidentes? “Hillary Clinton en persona llamó a la puerta para hacerse una foto con nosotros, pero lo mejor es que luego Bill Clinton bromeó con hacer un show con nosotros”, relata el barítono.

Pero lo que ocurre con las personalidades, dice Marín, es que “una vez las conoces, son personas normales y corrientes”. Eso sí, Marín reconoce que hay alguien que le ha impactado: Julio Iglesias. “Sobre todo a nivel carisma y simpatía”, explica, para relatar luego entre risas que hablan “bastante de mujeres”. “Es que yo soy el único soltero del grupo”, se justifica.

De los orígenes de Il Divo recuerda que fueron difíciles, que “hubo tensiones, porque cada uno venía de un sitio distinto” y no tenían muy claro su papel. Y que, por supuesto, “hubo lucha de egos”. Pero el tiempo todo lo cura y después de diez años, dice Marín que son “como hermanos”. Y concluye:n”Somos como cuatro capitanes en un barco y cada uno sabe su papel; si no, no existiría Il Divo“.