Compartir

Dice Rosendo Mercado que le gusta la terminología taurina, “el argot”, porque “tiene largo recorrido y es muy visual”, pero es “poco taurino”. “La sangre me da miedo”, afirma; “solo uso Las Ventas como escenario”, añade. 

Sostiene también que, aunque el concierto de septiembre en Las Ventas fue idea de su discográfica (Warner Music), en la plaza madrileña le faltaba “hacer algo más personal”. Así que accedió de buen grado a organizar un show con amigos que de alguna forma también servirá para conmemorar sus más de 30 años de carrera.

¿Quiénes estarán con él? “No quería decirlo, pero supongo que es inevitable que se sepa, así que estarán Luz (Casal), Miguel Ríos, El Drogas (ex Barricada), Kutxi (Romero, Marea), Fito (Cabrales) y mi hijo, Rodrigo Mercado“, dice con media risa tímida. Y como es una ocasión única, cerrará el directo con algo “especial”, como no podía ser de otra manera. 

¿Tal vez Leño (como aquella vez en la Caracol)? “Lo de Leño está ahí, pero la verdad es que no sé si volveremos a repetir”, responde. Lo que sí es seguro es que el momento quedará inmortalizado en formato CD y DVD para su posterior venta.

MÚSICOS EN LA NATURALEZA

Mucho antes de que eso ocurra, el sábado 5 de julio (este sábado), se celebrará en Hoyos del Espino, en plena sierra de Gredos, la novena edición de Músicos en la Naturaleza; un evento en el que Rosendo comparte cartel con John Fogerty, el que fuera front man de Creedence Clearwater Revival. “El sitio es una maravilla y compartir escenario con John Fogerty va a ser un subidón, porque nunca había coincidido con un clásico a ese nivel”, comenta Rosendo.

Luego explica que Fogerty fue una gran influencia para él desde que empezó en la música: “Con mi primer grupo, Fresa,  era raro el día que no tocábamos 'Proud Mary”.

– Pero ¿todavía hay mitos a estas alturas?

-Yo creo que sí. No soy muy mitómano, ni de parafernalia, pero es que hay una edad, sobre todo en la música, cuando empiezas y eres muy joven, que se te quedan y canciones que te marcan y sí, las guardas. No iría a pedirle un autógrafo o una púa, pero es un imagen a la que tengo respeto y cariño.

– ¿Y qué pasa cuando el mito eres tú?

– Pues es raro; no te lo acabas de creer, ni de entender. Porque no valoras ese tipo de… Muchas veces lo ves en chavales jóvenes, que vienen un poco nerviosos, y me recuerda a cuando me pasaba a mí. Es decir, que existe eso. Pero yo, por mi carácter, enseguida me siento más nervioso que ellos (ríe). A mí es que enseguida todo me parece exagerao. Como lo de Las Ventas, estoy acojonao. Me parece que es un disparate meterte aquí y aunque todo el mundo me dice que va a ser la hostia, no puedo con ello.

– ¿De verdad después de tantos conciertos sigue habiendo miedo a subirse al escenario? ¿Tanto impone Madrid?

– Pero no es solo Madrid. Yo mañana voy a tocar a un pueblo de Toledo recóndito y diez minutos antes me meo y estoy acojonao, y hasta que no toco dos canciones y veo que todo va bien estoy histérico perdido. Yo lo paso fatal. Dicen que es bueno, pero lo cambiaba por cualquier otra cosa, porque es horrible. Pero no lo puedo evitar. Es lo que hay.

– ¿Y hay nostalgia cuando se echa la vista atrás?

– Se siente nostalgia por los años que han pasado y porque ya no te sientes con la energía, la alegría y la ilusión que se tiene cuando está todo por descubrir. Pero no es para tanto. Sigo pensando que quedan cosas por hacer, así que mantengo cierta ilusión.

-Así que de cortarse la coleta nada.

– Para nada. Tendrá que pasar algo para que ocurra, pero mientras tenga los medios y pueda, continuaré.

– Los ZZ Top rechazaron un dineral por afeitarse las barbas para un anuncio. ¿Por cuánto te quedarías tú sin melena?

– ¡Bastaba eso para no aceptarlo! (ríe). Yo tampoco. Es más, no me lo corto porque no me identifico; no me imagino porque hace mucho que no veo con el pelo corto. Forma parte ya de mi fisonomía. Y a eso añado que todavía sigue siendo un problema, así que por cojones. ¿Qué me corte el pelo porque no le guste a quién? Para nada.

– No hay nostalgia, ¿pero hay algo que eches de menos ahora, más allá de la ilusión, de cuando empezaste? 

– No. Hay cosas que se van quedando en el camino y otras que de vez en cuando aparecen. 

– Es que tú has vivido años buenos para la música en este país.

– Eran buenos comparao con lo que está pasando ahora, que era inimaginable entonces. Lo que teníamos era tan miserable, que pensábamos que cualquier cosa iba a ser mejor. A estas alturas ver que es peor todavía que aquello, que nos pareció tan poco, es muy doloroso. Pero no por eso siento nostalgia; pienso que se ha evolucionao en muchos aspectos y que hemos ganado mucho terreno. Y que ahora mismo, no ya por mí, porque yo he hecho mi vida como he considerao, pero ver las posibilidades que tiene la gente joven: cómo se ha abierto el panorama, cómo los medios están ahí… Todo eso no es comparable. Lo que se va, por lo que se viene. No hay otra.

– Cuando ves a los grupos jóvenes tocar, ¿hay alguno que te llegue?

– Veo muy poco. Llevo unos años ya y me estoy mosqueando porque siempre he sido de ver conciertos, incluso gente que no tiene nada que ver conmigo, solo por ver el montaje. Siempre he sido muy curioso a ese nivel y ahora llevo unos años que no me preocupa. ¡Me parece que me estoy haciendo viejo!.

– Y yo que te iba a preguntar por el secreto de la eterna juventud.

– Para nada, al revés. Lo que pasa es que se disimula: el pelo parece que engaña y el espíritu también hace, pero no es lo mismo. Y no estoy al corriente de lo que pasa. Sí me sorprende que hay un nivel técnico, ¡cómo me gustaría tocar como miles de los que veo! Se ha evolucionado mucho. Ahora los chavales enseguida tiran de plugin y lo tienen todo enlatao e instantáneo. Y eso que ellos tienen ahora, antes era toda una vida. Todo eso se ha perdido y es una experiencia que nunca van a conocer.

– Pero hay mucha gente que vuelve a grabar en analógico.

– Muchas veces se hace un poco por snobismo. Hace años leí una entrevista de un grupo que estaba muy contento porque había grabao en mono. Madre mía… Y se sienten orgullosos. ¡Cuando se grababa en mono era porque no había otra posibilidad! 

– ¿Qué opinas de Internet?

– Cuando empezó fue para mí como '¿esto qué es?', no entendía nada, y estoy todavía peleando con ello. Pero es el futuro y no hay vuelta atrás. Y todo el empeño que pongamos en que eso no funcione es inútil. Bien utilizado tiene mucho sentido, pero, claro, se cuela todo lo demás.

– Has dicho que no habías votado a Podemos porque no conocías la propuesta lo suficiente. ¿Qué opinas  de la formación ahora que Pablo Iglesias es tan mediático?

– Pues que puede llegar un momento que se deteriore y se vaya al garete la idea inicial, porque ya forma parte de todo el mundo y todo el mundo lo utiliza. De hecho, ya están a por ello, a por ello, a por ello. Pero está bien, porque cada vez que lo oigo pienso 'otro puñao de votos que han ganao'. La contra que le están haciendo, además no tiene sentido. Él sí tiene argumentos.

– ¿Y que me dices de los reyes, del nuevo y del anterior?

– No tengo opinión sobre los reyes, quitando los de la baraja, que he jugado un poco… Me parece un elemento que está ahí, que nos lo hemos comido porque nos lo han colocado, lo hemos asimilado; que en algún momento ha tenido algún detalle que a todos nos ha parecido muy razonable y hemos supravalorao esa historia a unos niveles que no sé si tienen sentido y, por otro lado, me parece que la opinión de la gente es la que tendría que imperar y que si hay un fulano que tiene que estar ahí que todos dijéramos quién queremos que sea. Pero ahí está. Si no dieran guerra, yo casi me conformaba con eso.

– En los tiempos que vivimos, ¿la música puede cambiar algo?

– Se podría conseguir si realmente hicieran caso de ello, pero si se lo pasan por el forro estamos en las mismas. Está bien que sepamos que hay mucha gente que piensa como tú y que al final la fuerza acaba rompiendo, pero al final no se nos hace caso a ningún nivel. En la música, el cine y la Cultura en general en estos años de Gobierno del PP se ha ido a por nosotros y se nos ha castigado con saña porque algo tienen ahí que saben que no estamos de su parte. Pero el tiempo nos volverá a poner donde tenemos que estar cada cual.

– ¿Cómo ves el futuro a corto-medio plazo?

– No lo sé. Me gustaría que los que están en la burra pusieran un pie en el suelo y sean conscientes de lo que hay, porque van a acabar mal y nos van a hacer acabar mal a los demás, y eso me da mucho miedo.

– Entonces, ¿cambiarías la letra de 'Este Madrid'?

-No, vamos a dejarla. Es una mierda este Madrid y no te diría yo si es mucho peor todavía que entonces. Porque nos están engañando. La alcaldesa se está apuntando tantos que no se merece. Es de vergüenza