Compartir

Camela puede presumir de ser el segundo grupo que más discos ha vendido en España en los últimos 20 años, con más de 7 millones de copias, solo por detrás de La Oreja de Van Gogh.

Sobre esto y otras cosas han hablado Dioni y Ángeles de Camela para Qué.es.

Antes erais un trío y ahora un dúo tras la marcha de Miguel Ángel el año pasado. ¿Cómo lleváis el cambio?

Dioni: Estupendamente, porque básicamente la esencia del grupo la seguimos manteniendo. Lo principal yo creo que son las voces, tanto de Mari Ángeles como la mía y luego la parte de la composición, que la llevan entre Mari Ángeles y mi hijo, Rubén. O sea, que era una cosa que la llevábamos haciendo ya hace doce años o trece prácticamente y yo creo que todavía la esencia la seguimos manteniendo, gracias a Dios.

¿Qué vamos a encontrar en el nuevo disco? Un pequeño avance…

D: Fundamentalmente, Camela. Nuestra esencia, nuestra pureza, nuestro estilo sobre todo, nuestras historias de las canciones… En cuanto a los sonidos, como ya sabemos, van evolucionando, van mejorando con el paso de los años y yo creo que encontramos un Camela muchísimo más evolucionado a nivel de sonido electrónico, pero siempre, repito, manteniendo nuestra esencia, el sello fundamental de Camela. Lo fundamental es que el sonido ha mejorado y que yo me he encargado de la mitad de la producción del disco junto con el director musical, Silvio Ocaña. Para mí ha sido una experiencia de la cual estoy recibiendo la aprobación de la gente que lo está escuchando.

Sois el segundo grupo con más discos vendidos en España, con 7 millones de copias. ¿Qué expectativas tenéis para este nuevo trabajo?

D: Sobre todo, lo principal es que les guste a nuestros seguidores, que son las expectativas que tenemos cuando sacamos un nuevo trabajo, que le guste a nuestro público fiel, a los 'cameleros' de pura cepa, como solemos decir nosotros. Luego, ya después, que sea lo que Dios quiera. Pero, expectativas sobre todo son esas siempre cuando hacemos un trabajo, que sea del gusto, sobre todo, de esos miles de seguidores que hace veinte años nos dieron su apoyo y su cariño y veinte años después han hecho que Camela siga donde está.

En vuestro single 'Ya se acabó el tener dueño' hacéis una denuncia contra la violencia de género y ya habíais tocado también el amor entre inmigrantes anteriormente. ¿Hay alguna otra canción que trate sobre temas sociales en el nuevo disco?

Sí, ha habido alguna también que ha sido en contra del racismo. El primer sencillo de este disco, 'Ya se acabó tener dueño', es una inyección de ánimo para las personas que sufren esa lacra de la violencia de género, ya bien sea física o psíquica, para que den ese primer paso y que su vida cambie

Tu hijo Rubén ha sido el compositor de 'Ya se acabó el tener dueño', el primer single promocional de este nuevo trabajo. ¿Vamos a poder verle algún día encima de un escenario con vosotros?

D: No, Rubén, mi hijo, nada más que se encarga de la composición. Desde hace trece años prácticamente lleva haciendo composiciones para Camela. Luego, después, sí hace algunas cositas por ahí con otros grupos, de hecho él ha hecho un disco que se llama 'Ley de vida' (Rubén Martín) y ahí está en el mundillo, en la pelea, como solemos decir los del gremio.

Qué supone para vosotros ser los creadores de un nuevo género, como se ha calificado a vuestra música, de tecno-rumba?, ¿seguís esta misma línea en 'Más de lo que piensas'?

Ángeles: Hombre, es un poco difícil de definir, la verdad. Nos han dicho tecno-rumba, tecno-salaíllo, tecno de todo, nos han puesto (risas). Ya te digo que es tecno-Camela, que es un estilo propio, ¿verdad? Difícil de definir, pero sí que es un estilo propio.

¿En este nuevo trabajo vamos a poder ver el mismo estilo de siempre?
A: Sí, bueno, son canciones igual, de amor y desamor, porque es algo que va con nosotros ya. Es el sello de Camela, vamos, si no, no seríamos Camela. Hay canciones producidas por Rubén, mi sobrino, y la otra mitad son canciones que yo he hecho con la producción de Miguel Ángel Collado. Son canciones muy moviditas la mayoría, excepto una balada que está cantada por mí, que es la última del disco. Quitando esa baladita, lo demás es todo cañero, para el verano, que nadie se aburra.

¿En qué te inspiras cuando compones canciones, en historias reales o están basadas en la ficción?
A: Me gusta más inspirarme en las cosas que pasan en el día a día. Inventadas también he utilizado a veces, pero la mayoría son historias reales. A mí me gusta escribir historias reales.

¿Creéis que los medios de comunicación reconocerán vuestro trabajo merecidamente? En otras ocasiones habéis señalado que la gran acogida que hace el público de vuestro trabajo no se ve reflejado en los medios como corresponde.

A: Eso pasaba al principio más que otra cosa. Pienso que hubo gente que pensó “esto será un 'boom' y en seguida se irá” y veinte años después, básicamente, ya no puedes pensar que era un 'boom'. Sí es cierto que siempre hemos tenido más apoyo por el público, los fans. Los que han comprado nuestro disco cuando apenas hacíamos promoción, como en el primer disco.

¿Qué anécdota te ha marcado más de tus fans?

A: Es que ha habido muchísimas… Hay muchísimos fans que se han tatuado Camela en su cuerpo: en el brazo, otros en el pie, en la mano, en la muñeca… Por ejemplo, para mí esa es una de las cosas que me parece muy fuerte, tatuarte el nombre de Camela en tu cuerpo, en tu piel, es mucha tela y hay muchas personas que lo han hecho, ¿eh? He podido ver más de siete personas tatuadas con el nombre del grupo. Hace mucha ilusión. Yo no me tatuaría el nombre ni de mi novio y que eso lo hagan es una cosa muy fuerte. Pienso “lo que nos tienen que querer para llegar a eso”…