Compartir

Cuando se aproxima una nueva edición del Festival de Eurovisión, tal día como hoy, en 1974, ABBA se proclamaba vencedor con Waterloo. El grupo sueco no solo se llevó el triunfo, sino que convirtió la canción en número uno de ventas horas después de sonar en el festival.

Ese impacto, además de la exitosa carrera de ABBA, convirtieron Waterloo en la mejor canción de la historia del Festival de Eurovisión, como quedó constatado en la pasada edición.