Quantcast

Lila Downs, Niña Pastori y Soledad: “La responsabilidad y la libertad de abortar pasa por nosotras”

Sería algo así como la sinopsis de una película. Algo en plan 'tres mujeres, tres estilos y un solo objetivo: hacer un disco'. Este sería el argumento de la historia de Lila Downs, Niña Pastori y Soledad. Tres artistas distintas, de orígenes a priori distintos metidas en un estudio de grabación para hacer un álbum con raíz. Un año después está en la calle y llamado precisamente así, 'Raíz'. 

Las tres pasaron la semana pasada por Madrid para promocionarlo y, aprovechando la coyuntura, Que.es charló con ellas. Las tres juntas. Y éste, es el resultado:

Tres mujeres distintas, con caracteres marcados y bien diferenciados ¿Cómo consiguen tres estilos tan definidos sonar como uno solo?

Soledad (S): Conviviendo un poco y sabiendo que hay una parte que ceder, porque sino, no podríamos estar juntas. 

Lila Downs (LD): Claro.

¿Qué es lo que más os ha unido y dónde habéis estado más distanciadas?

Niña Pastori (NP): Musicalmente nos ha unido el ritmo. Rítmicamente nos hemos podío colar la una con la otra. Lo que nos ha podío separar es la manera de cantar, de sentir, la manera de interpretarlo, porque los cierres a la hora de cantar son muy diferentes. Yo soy flamenca; si me hubiese movido dentro del pop igual hubiera tenido más que ver con Sole y con su forma de cantar, pero al ser flamenca es otra historia a la hora de cerrar las armonías y los giros. Pero como rítmicamente, que es lo principal y lo más importante, estábamos unidas, hace que estemos como muy juntitas.

LD: Como un tejido, como un textil.

¿Qué os ha parecido el resultado? ¿Qué habéis sentido cuando lo habéis escuchado?

NP: A mí me gusta y sobre todo, me da el punto como de mucha fuerza.

LD: Sorpresa.

¿Es el resultado que se esperaba?

S: Yo no lo sé, porque tampoco sabía qué esperar. Era muy difícil el reto: cada una hizo en su país los demos de las canciones que eligió y, en principio, el proyecto era que íbamos a estar en el mismo disco, pero no compartiendo tantas canciones. Es decir, cada una iba a cantar canciones de la otra. Era la parte compartida. Por ejemplo, yo iba a cantar canciones de Lila y de Niña, hasta que hicimos 'La raíz de mi tierra', que es single. Ahí nos dimos cuenta de cómo funcionaban esas tres voces tan diferentes, pero que se pudieron complementar. Cuando escuchamos el estribillo en el estudio las tres juntas fue como Wow! Se nos ponían los pelitos de punta. Y decidimos hacerlo así. Fue como un laboratorio; una búsqueda constante. Fue difícil, pero no tanto.

LD: Para mí no era claro que iba a ir bien (carcajada). Porque ella (señala a Soledad) es muy diferente; siento que era muy diferente a mi personalidad cuando la conocí. Y, bueno, también con María. Siento que las mujeres somos tibiecitas y, claro, tienes que ir conociendo: ella qué hace, cómo es el marido, como son los hijos, su familia (más carcajadas). Además, siendo mamás las tres.

Entonces, lo que en principio iba a ser una colaboración a distancia, ¿acabó en una especie de convivencia?

S: Fuimos a grabar las voces a México.

LD: Tomamos un poco de mezcal (de nuevo, carcajadas).

Y eso ayudó a romper el hielo…

LD: Sí (risas), porque grabamos en unos estudios de Sony un poco macabros (carcajadas) que recién los van a remodelar. Entonces, era como estar en un lugar pre-hispánico (muchas carcajadas).

S: Sí… Cerramos los ojos y cantamos. Y la música te transporta.

LD: Sí, nos remontamos, ¿no? (mirando a sus compañeras, que asienten) algo en el pasado. Para mí eso siempre es importante, el conectar.

Acabas de comentar, Soledad, que fuisteis vosotras las que hicisteis la selección de las canciones. La pregunta es ¿por qué esas y no otras?

S: Al principio cada una sugirió de su repertorio canciones, porque detrás de cada canción hay una historia. Primero, de cómo y por qué se hace y, después, la historia del público, de cómo la toma y le da su significado. A veces el mismo, a veces diferente. Y entonces cada una aportó información.

LD: Por ejemplo, 'El tren del cielo' es un tema que canta Sole y yo lo escuché y me marcó. Porque hay un tren que llamamos 'La bestia' en México, que viene desde Guatemala hasta la ciudad de México y lleva muchos migrantes. Y es muy triste, una historia muy oscura: mucha gente se cae, se cortan las piernas, los brazos… Van rumbo a Estados Unidos. Y dije 'qué linda metáfora 'El tren del cielo', cuando canta 'voy llegando al sol'… Qué lindo que sea positivo. Que se piense en algo tan oscuro y que se le de la vuelta.

S: Está hecha en realidad a un tren que va muy alto, por las montañas, cerca de las nubes. 

NP: Yo me dejé llevar. Empecé a escuchar cosas de cada una y no investigué ni en éxito. Recibí la propuesta del repertorio que ofrecían y me dejé llevar. Junto con Chaboli cogíamos la guitarra y probábamos. Porque creo que las canciones hay que ponérselas, que a lo mejor a ti te sienta muy bien y a mí no.

¿Y cómo les sientan a vuestras canciones los trajes de vuestras compañeras?

NP: A mí me gustan, porque es otra visión y es otro cuerpo el que la lleva.

LD: Al principio yo sí brinqué un poco, pero luego dices 'qué lindo'.

NP: Hombre, todas brincamos porque, imagínate, no estás acostumbrada. Pero es bonito. Sobre todo, cuando son composiciones de una. Piensas 'mira como lo canta ella, qué sentido le da a algo que he creado yo'.

Y luego imagino que estará la presión de interpretar las canciones de tus compañeras delante de ellas, ¿no?

LD: Exacto.

NP: No es nada fácil. Para mí no es nada fácil interpretar canciones de otro y decir 'a ver qué te parece lo que estoy haciendo con algo tuyo', porque lo transformas. Yo soy muy así con las joyas prestadas y estaba todo el rato cruzando los deos y pensando 'dios mío, que les guste'. 

LD: Sí, yo también pienso así.

S: Tener al compositor cerca es una presión bastante importante y yo creo que me he equivocado hasta por el compositor (risas).

¿Tendremos la oportunidad de veros juntas en directo?

LD: ¡Ojalá!

NP: No sabemos, todavía no hay nada claro.

Las tres tenéis ya una 'cierta' experiencia en esto de la música. ¿Cómo ha cambiado el gremio desde que empezasteis hasta ahora?

NP: Era muy diferente. Cuando yo empecé aquí estábamos muy potentes y se vendían muchos discos. El millón y pico era algo muy normal en diferentes géneros y ahora mira…

LD: Para mí es todo lo contrario ¿no? Porque yo vendía diez discos en los conciertos (carcajadas).

NP: Bueno, que yo nunca vendí un millón, pero cuando yo empecé era lo normal.

S: Yo sí, con el primer disco (risas), pero después… Es que es difícil encontrar el apoyo de una compañía discográfica o por lo menos el apoyo para lo que tú quieres. Yo con los años lo que aprendí es que tengo que trabajar. No es que me sienta sola, pero sí sé que es preferible no necesitar de nadie para salir adelante. Porque en definitiva hacemos música y para estar con la gente hay que estar y a mí, además, me gusta mucho el vivo. Estar con la gente es lo que más me reconforta.

El hecho de ser mujeres, ¿os lo ha puesto más difícil a la hora de hacer carrera?

S: No somos mártires, pero a lo mejor un poquito más difícil…

NP: Sí, un poquito. 

LD: Pero tampoco yo he sentido nunca que no pudieras hacer lo que quieres. Pero porque yo tengo a un gran hombre junto a mí que me respeta, que me quiere y que me mima mucho. Y ellas también.

Y como mujeres, ¿qué opináis de la reforma de la Ley del Aborto que se quiere llevar a cabo en España?

NP: Yo creo en la libertad de cada uno. Cada uno es libre de hacer lo que su corazón le dicte y lo que su corazón le mande. El padre de Chaboli siempre decía 'tu corazón, tu maestro' y yo creo cada vez más en eso.

LD: Yo creo también en la libertad, pero creo también que como mujeres nos debemos la responsabilidad sobre nuestros cuerpos. No hay nadie más que lo va a hacer por ti y tienes que decidir por ti misma.

S: Seguro, la responsabilidad pasa por nosotras y la libertad también. Coincido con lo que dicen las chicas. Puede haber cosas que no entienda, que no comparta, pero no por eso impedirlas.

Comentarios de Facebook