Compartir

Tras un tiempo sin ser la reina de las excentricidades, dada la facilidad para estar en boca de todos de Miley Cyrus, Lady Gaga vuelve a la palestra al dejar que le vomiten en pleno concierto. Como se puede ver en el vídeo, no se trata de una inoportuna indigestión, sino de un acto totalmente programado dentro de la escenografía de “Swine“.

En plena actuación, la polémica cantante se acerca a una de las bailarinas con una botella en la mano. Tras beber en un par de ocasiones, la chica se provoca el vomito encima de Lady Gaga. Ahí es nada.