Compartir

Miley Cyrus dice que tiene problemas, pero no los explica. Y muy graves han de ser para que justifiquen su conducta de los últimos meses. Porque lo Miley Cyrus, antaño Hannah Montana, no tiene nombre. Y para muestra, su actuación en la entrega de premios MTV en la que apareció casi desnuda e intentado provocar. Vamos, que a este paso hace una santa Lindsay Lohan &Co.

El caso que la que fuera líder infantil intenta dejar atrás esa faceta y está un paso más allá de lo que entendemos por opuesto. Su desfase ha sido tal, que resulta inclasificable: fotos eróticas, bailes subiditos de tono, 'pilladas' con estupefacientes… y así, suma y sigue.

La última fue la de los MTV junto a Robin Thicke, que sonó a bombo y platillo por anónimos y no tanto. Y ahora, una semana después, a Miley Cyrus no le ha quedado otra que justificarse. Lo ha hecho con la propia cadena MTV, a la que le dijo que estaba “haciendo historia”, y con el diario 'Daily Mail', al que ha asegurado lo de los problemas, el sueño y demás: “Estas todo el día trabajando y no eres capaz de desconectar”, explicaba la antigua Hannah Montana. Luego añadía: “Casi no duermo, hay que días que ni una hora (…)”Todo lo que hago es trabajar como para vivir y seguir adelante. La gente está impresionada conmigo porque puedo dormir sólo 45 minutos. Estoy acostumbrada a ello“.

La justificación de Miley Cyrus a su patética actuación fue una especie de disculpa: “Tengo tantos problemas… Todos hacemos tonterías cuando estamos en mal”. Pero sobretodo, lo que más le molesta es que la sigan asociando a Hannah Montana: “Cuando la gente va a iTunes a escuchar mi música antigua es tan irritante para mí, porque no puedo borrar esas cosas y empezar de nuevo”.