Compartir

A sus 27 años, Amy Winehouse se había convertido en la digna sucesora de Aretha Franklin, Sarah Vaughan o Billie Holliday, pero ella quería ser leyenda. Y tal día como hoy, hace dos años, su cuerpo sin vida, pequeño y menudo, fue encontrado en su casa de Candem Town, en Londres. Desde entonces, las ventas de sus discos no han hecho más que subir.

Encabeza la lista de 'hits' el sencillo 'Back To Black', seguido de 'Tears Dry On Their Own'. 'Rehab', tema que la lanzó a la fama y que compuso tras la propuesta de sus representantes para que entrase en un proceso de rehabilitación, la cual rechazó tajantemente, entra en segunda posición. Entre el 'top ten' también se encuentra el dúo que realizó con Tony Bennett, 'Body and Soul'.

Según la lista de Official Chart Company, el disco
que Winehouse publicó en 2006 había vendido en este país 3,25 millones
de copias.
En todo el mundo, las ventas de 'Back To Black' superan los 15 millones. En 2007 fue elegido disco del año y en febrero de 2008
convirtió a Amy Winehouse en la primera cantante británica en ganar cinco Grammys.

Sin embargo, no es sólo música lo que nos queda de Amy Winehouse. Su personal estilo, sus irreverencias y sus luchas contra diferentes adicciones son otras facetas de la diva que quedarán para el recuerdo.