Compartir

El Comité de Dirección de Nissan Motor Co., Ltd. se ha reunido hoy en la sede central de la compañía en Yokohama (Japón). Al comienzo de la sesión, el Comité ha reconocido la importancia del problema y ha confirmado que la larga relación de la Alianza con Renault se mantiene en todos sus términos y que el objetivo es minimizar la confusión y el impacto generados en el día a día entre los miembros de la Alianza. Una vez analizado el informe de la investigación interna, el Consejo ha decidido por unanimidad:

  1. Cesar a Carlos Ghosn como Presidente del Comité de Dirección de Nissan
  2. Cesar a Carlos Ghosn como Director Representante
  3. Cesar a Greg Kelly como Director Representante
  4. Valorar la creación de un comité especial interno para analizar el sistema de gestión de la dirección y el sistema de compensación de los directivos, formado también con personas externas que aporten su consejo a este comité. Este comité será liderado por tres directores independientes del Comité de Dirección de Nissan: Masakazu Toyoda, Keiko Ihara y Jean-Baptiste Duzan.
  5. Aprobar la creación de un comité que recomendará al Comité de Dirección de Nissan los candidatos a la presidencia de la compañía. Este comité será presidido por Masakazu Toyoda, Keiko Ihara y Jean-Baptiste Duzan. El comité propondrá candidatos a presidir el Comité de Dirección en la próxima reunión del mismo, prevista para el 17 de diciembre de este año.

 

Thierry Bollore, CEO de Renault

Thierry Bollore, CEO de Renault

Por su parte, Renault está “perfectamente organizada” para garantizar que funcionará como es habitual, en ausencia del CEO Carlos Ghosn, según ha declarado el director general adjunto, Thierry Bollore, en un video publicado en Twitter y en el sitio web del fabricante de automóviles.
Esta ha sido la primera declaración pública de Bollore, el director de operaciones de Renault, quien fue nombrado director general adjunto por la junta de la compañía el martes y entregó los deberes de Ghosn. La junta de Renault decidió el martes no eliminar a Ghosn de sus cargos como CEO y presidente de Renault.
“Durante esta situación particular, quiero que se sepa. que nuestro grupo está perfectamente organizado para garantizar la continuidad del negocio de la compañía”, dijo Bollore en el video. No mencionó a Ghosn por su nombre ni hizo referencia a las acusaciones en su contra.
Renault se mantendría enfocada en preservar los “intereses del Grupo Renault y la sostenibilidad de la alianza” con Nissan y Mitsubishi, dijo Bollore y trató de proyectar un mensaje de continuidad. “A nuestros 180,000 empleados en todo el mundo, así como a nuestros clientes y socios, me gustaría decirles que pueden contar con mi compromiso total”.
El arresto de Ghosn ha nublado el futuro de la alianza creada en 1999 cuando Renault adquirió una participación de control en Nissan, luego cargada por la deuda y la disminución de la cuota de mercado.
Bollore dijo que Renault se beneficiaría en los próximos meses del lanzamiento de varios modelos nuevos, incluida la quinta generación del subcompacto Clio, que es el modelo más vendido del fabricante de automóviles en Europa. El Clio llegará a Europa a principios del próximo año, aseguró.

Tensión de la alianza

La estructura de participación entre Renault, Nissan y Mitsubishi, que se incorporó a la alianza en 2016, se ha convertido en una fuente de tensión junto con la eliminación de Ghosn, y Nissan no está contenta con lo que considera un estatus de socio menor.
Renault posee el 43.4 por ciento de Nissan, mientras que Nissan tiene solo un 15 por ciento de no voto en Renault. Sin embargo, Nissan es un 60 por ciento más grande que el fabricante de automóviles francés por ventas.
La relación se complica aún más por el papel del estado francés, que posee el 15 por ciento de Renault y goza de doble derecho de voto.
Hoy viernes, el periódico Asahi informó que es probable que los fiscales japoneses rehagan un nuevo caso penal contra Ghosn, por subestimar su remuneración en 3,000 millones de yenes ($ 27.0 millones) durante tres años a partir del año fiscal 2015.
Como consecuencia de la caída de Ghosn, los ministros de los gobiernos francés y japonés reafirmaron su apoyo a la alianza Renault-Nissan, que se amplió para incluir a Mitsubishi en 2016.