Compartir

El nuevo Mazda CX-30 representa el desarrollo más reciente del revolucionario diseño Kodo de Mazda. Conserva toda la vitalidad del concepto original “Alma del movimiento”, pero ha evolucionado y ahora busca una mayor exclusividad a través de la elegancia y la pureza de una estética minimalista, donde menos es más, inspirada en el arte japonés y en la belleza del espacio vacío entre los objetos. Este SUV supone para Mazda una incursión en un nuevo segmento del mercado. El nuevo Mazda CX-30 es el segundo modelo de producción que adopta la evolución más reciente del lenguaje de diseño Kodo, profundamente enraizado en la estética japonesa tradicional. Cada elemento se ha refinado de acuerdo con el principio de “menos es más”, para crear un conjunto de superficies bellas y limpias nunca visto en el segmento de SUV compactos. El estilo está dominado por el novedoso concepto visual “Cargar y Liberar”, que deriva de la técnica de la pincelada de la caligrafía japonesa. Su desarrollo integra los tres factores esenciales de la evolución del tema de diseño Kodo: Yohaku, o la belleza del espacio vacío; Sori, curvas armoniosas y equilibradas y, Utsuroi, el juego de luces y sombras

El concept Mazda Vision Coupe presentado en 2017 ya integraba este lenguaje de diseño más sofisticado a través de un estilo muy cuidado y minimalista, con líneas elegantes que generaban un delicado juego de luces y sombras que variaban en el tiempo y con un estilo natural y dinámico.

MOTORIZACIONES

La gama de motores está formada por el motor diésel Skyactiv-D con calificación Euro 6d-TEMP, que desarrolla 122 CV. El segundo motor es de gasolina Skyactiv-G con calificación Euro 6d, que entrega una potencia de 116 CV. Y, la gran novedad es, el revolucionario motor de gasolina, Skyactiv-X de 2,0 litros de Mazda, con una mpotencia de de 180 CV y es el primer motor de gasolina de producción en serie, que utiliza las ventajas del encendido por compresión propio del diésel. La clave de su funcionamiento es el empleo de una mezcla muy pobre de aire y combustible con una combustión muy eficiente en términos de consumo y emisiones. De hecho, la mezcla que utiliza es de 2 a 3 veces más pobre que la de los motores convencionales de gasolina actuales. Contiene tan poco combustible que no es posible la ignición con un motor normal de bujías.

Mazda ya utiliza relaciones de compresión muy altas en sus actuales motores de gasolina Skyactiv con el objetivo de reducir el consumo. Eso propició la idea de elevar aún más la relación de compresión hasta el punto de que el encendido de combustible se produjera por simple compresión. Varios fabricantes han probado con anterioridad este concepto de encendido por compresión de carga homogénea (HCCI). Sin embargo, ninguno ha conseguido que el encendido por compresión de una mezcla pobre resulte utilizable en un intervalo amplio de funcionamiento del motor.

La innovadora solución que propone Mazda es el encendido por compresión, controlado por chispa SPCCI (Spark Controlled Compression Ignition), en el cual el motor alterna de forma fluida entre la combustión convencional y el encendido por compresión, utilizando una bujía para iniciar ambos tipos de combustión de diferentes maneras.

Las versiones de Skyactiv, han adoptado de serie el sistema inteligente Mazda M Hybrid. Este sistema híbrido ligero, compacto y eficiente, utiliza un generador reversible integrado (ISG), accionado por una correa y una batería de ion litio de 24 V. Aporta un ahorro adicional a través del reciclaje de la energía recuperada durante la deceleración, que se emplea para alimentar el ISG, funcionando como un motor eléctrico, que asiste al motor principal.

ElISG convierte la energía cinética recuperada en electricidad y la almacena en la batería de ion litio. Este sistema utiliza un convertidor DC/DC para transformar la tensión hasta el nivel necesario y suministrarla a los componentes eléctricos del coche. Los motores Skyactiv-G, Skyactiv-D y Skyactiv-X son limpios y eficientes. Se encuentran disponibles en versiones de tracción delantera o tracción total y se pueden combinar con una transmisión manual Skyactiv-MT o automática Skyactiv-Drive, ambas de seis velocidades.

AMPLIO Y CONFORTABLE INTERIOR

En el refinado interior encontramos un puesto de conducción acogedor y cómodo, integrado en un habitáculo despejado y espacioso en el que los ocupantes pueden disfrutar de una agradable sensación de conexión en un entorno relajado y confortable. Se ha prestado una meticulosa atención a todos los detalles, desde la elección de los materiales hasta la optimización de los ajustes y los acabados, para crear un espacio interior verdaderamente exclusivo y de gran calidad. El diseño del habitáculo del Mazda CX-30 se basa en la filosofía de diseño de Mazda centrada en el ser humano y en el uso del Ma, o espacio vacío, un clásico de la arquitectura tradicional japonesa. El concepto esencial consiste en combinar un puesto de conducción acogedor y recogido con un espacio limpio y despejado alrededor del asiento del acompañante. El puesto de conducción es simétrico y se ha diseñado pensando en todo momento en el conductor. Los tres relojes del cuadro de instrumentos y la pantalla central están orientados hacia su posición, formando un ángulo ideal para que la visibilidad y la facilidad de uso sean óptimas, minimizando las distracciones. La separación entre los asientos delanteros, de 740 mm, es 50 mm mayor que en el Mazda CX-3 y está a la par con el Mazda CX-5. Esta amplitud ha permitido instalar una amplia consola de suelo de refinado diseño y un reposabrazos central de buenas dimensiones. La separación entre los asientos traseros ha permitido incorporar reposabrazos de gran anchura tanto en el centro como en las puertas, de forma que los ocupantes puedan viajar más cómodos y relajarse. El maletero, de 430 litros (VDA), es muy espacioso, lo bastante como para acomodar al mismo tiempo un carro de bebé estándar y una maleta de mano. El vano del portón tiene 1.030 mm de ancho y la altura del suelo de carga es de tan solo 731 mm; ideal para meter o sacar con facilidad bultos pesados o voluminosos.

El Mazda CX-30 ha adoptado la última versión del sistema Mazda Connect, con mejoras muy significativas en términos de seguridad y facilidad de uso. Por ejemplo, se ha incrementado su capacidad de proceso y se ha optimizado el software hasta el punto de reducir a la mitad el tiempo de arranque de la pantalla del sistema de comunicación y entretenimiento. El navegador, por ejemplo, se activa casi instantáneamente, en cuanto se enciende el contacto. También se han hecho grandes avances en la calidad de imagen y sonido del Mazda CX-30, gracias a la digitalización de la transmisión de las señales de la cámara y el sistema de sonido. Ahora, se pueden reproducir en la pantalla central vídeos almacenados en una memoria USB. De serie, el sistema Mazda Connect es compatible con Apple CarPlay® y Android Auto™ a través de USB.

El nuevo Mazda CX-30 ya está disponible en España desde 27.575 euros hasta 40.675 euros, con garantía de tres años y con campañas de descuentos en función de la financiación.