Compartir

De nuevo el Circuito de Montmeló, en Barcelona, va a ser la sede del Festival de la Velocidad que tendrá lugar a finales de este mes de septiembre, concretamente los días 28, 29 y 30 y, por tercer año consecutivo, acogerá a las Blancpain Series, el campeonato de coches de Gran Turismo con mejor nivel y proyección en la actualidad.

La creación del Festival de la Velocidad, nació en 2016 con el objetivo de traer el campeonato Blancpain Series al Circuit de Barcelona-Catalunya, para celebrar su última cita del calendario. Este año el trazado barcelonés acoge la décima y última carrera de la temporada que es la quinta de la modalidad Endurance Cup. La prueba no solo decidirá los ganadores en la categoría Endurance sino que coronará a los vencedores en la clasificación general, tanto equipo como piloto, del campeonatoconsiderado como el mejor a nivel mundial de las competiciones de Gran Turismo.

Las Blancpain Series Endurance Cup, organizadas por SROMotorsports, es un campeonato que celebra su octava edición con un éxito creciente y, tiene lugar en algunos de los más prestigiosos circuitos del mundo, como Silverstone, Paul Ricard, Spa o Nürburgring, patrocinado por la relojera suiza Blancpain y con una fuerte de la participación de trece constructores, entre los más prestigiosos y deportivos, lo que le hace ser un referente mundial.

Las carreras ofrecen una lucha estelar entre Aston-Martin, Audi, Bentley, BMW, Ferrari, Honda-Acura, Jaguar, Lamborghini, Lexus,McLaren, Nissan, Mercedes-AMG y Porsche, que proyectan su rivalidad en los circuitos, en los que se enfrentan con las versiones más radicales de sus deportivos de calle, los GT3 y GT4.

Es un Campeonato internacional por excelencia, fundamentado en la mezcla de pilotos amateurs y profesionales. Las Blancpain Series Endurance Cup reúnen a cincuenta y siete equipos y doscientos setenta y cinco pilotos a lo largo de la temporada, incluidos pilotos de F1, de Le Mans y de fórmulas monoplazas internacionales, de los cuales seis son pilotos españoles y están entre los mejores.

Lucas Ordoñez, campeón Pro-Am en 2013, corre con Nissan; Andy Soucek quedò 3º en 2016 y 2º en 2017 y, en la clasificación general participa con Bentley; Albert Costa pilota para Lexus; Dani Juncadella para Mercedes-AMG; Miguel Molina para Ferrari y Alex Riberas es piloto Audi, que esta temporada está dominando la clasificación.

La competitividad del campeonato es altísima tanto por el número de participantes, como por la calidad de la parrilla. Carreras con cincuenta coches que se disputan el puesto de salida a la milésima de segundo, los veinte primeros en el mismo segundo en clasificación. También, habrá oportunidad de presenciar, entre otros campeonatos, la última prueba de la Porsche Carrera Cup Francia, la copa monomarca más espectacular que haya, sin duda.

El Festival de la Velocidad también será este año, el punto de encuentro obligado para los “gamers” más racing, que no faltarán a la gran final europea del concurso “Nissan GT AcademyProgram”. Creado por Sony Playstation y Polyfony Digital, con el apoyo de Nissan y el reconocimiento de la FIA, la Nissan GT Academy ofrece desde 2008, a los vencedores de las Nissan GT Sport Cup, disputadas con el juego Gran Turismo tan cercano a la realidad, la oportunidad de ser piloto oficial Nismo, como fue el caso de Lucas Ordoñez, vencedor de la primera edición y, hoy, piloto puntero y pilar del equipo Nissan GT Sport Motul Team RJN en las Blancpain Series.

El Festival de La Velocidad tendrá, por lo tanto, un núcleo muy racing, alrededor del cual gravitarán otras manifestaciones como el MOD.A.S Car Show, la mayor reunión en España de coches modificados en audio y en estilo, una forma de transformar un coche en ejemplar único y extraordinario con las últimas tecnologías, una tendencia que está imponiéndose en Europa.

Por supuesto el entrañable ambiente familiar del evento seguirá asegurado por la cercanía, con los pilotos y las tradicionales atracciones del “village”, tiendas de ropa, libros, miniaturas y recambios, sin olvidar la diversión para los más pequeños al genuino estilo del Festival de la Velocidad.