Compartir

La organización de defensa de los conductores, Automovilistas Europeos Asociados, (AEA), ha denunciado que, “el Ayuntamiento de Madrid está cobrando una tasa por estacionar en la Zona de Bajas Emisiones “Madrid Central”, que está expresamente derogada por la Ordenanza de Movilidad Sostenible desde el pasado 24 de octubre”.

Por ello, AEA considera ilegal el cobro de la tasa que se está realizando actualmente en dicha zona a los titulares  de vehículos ECO y a los de los invitados por residentes empadronados.

Tasa derogada

El Ayuntamiento de Madrid implantó en el año 2012 una “Zona de Bajas Emisiones” (ZBE), que afectaba a más de 25 barrios de la capital, con la finalidad de reducir las emisiones procedentes del tráfico, y para diferenciarla del resto de la zona afectada por el SER, aprobó una tarifa especial mediante la oportuna modificación de la Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa por Estacionamiento de Vehículos en determinadas Zonas de la Capital.

Actualmente, con la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, se ha reducido la “Zona de Bajas Emisiones” (ZBE) al perímetro conocido como “Madrid Central“, que afecta solo a seis barrios, y se ha derogado expresamente la tarifa fiscal por el estacionamiento en dicha Zona de Bajas Emisiones, por lo que el cobro de la tasa no tiene cobertura legal.

 

Expedición irregular de tickets

Además, AEA ha podido verificar que los parquímetros situados en “Madrid Central” siguen expidiendo autorizaciones a vehículos cuyo estacionamiento en superficie no está permitido por la Ordenanza de Movilidad Sostenible, bien por no ser invitados de personas empadronadas en la zona o porque su clasificación ambiental no lo permite.

La actuación municipal en “Madrid Central” confunde a los automovilistas

A juicio del presidente de AEA, Mario Arnaldo, “esta actuación municipal es una especie de trampa, ya que se hace creer a los automovilistas que por el hecho de obtener un ticket del parquímetro, pagando por ello una tasa, se puede acceder y aparcar en “Madrid Central” con cualquier distintivo ambiental. Y ello, va a suponer para miles de automovilistas, no solo el desembolso inútil de una tasa,  sino la desagradable sorpresa de recibir dos multas, una por “acceso no autorizado a Madrid Central” y otra por “estacionar con autorización no válida”, cuando en realidad los conductores creen que están actuando correctamente al obtener el ticket que les autoriza a estacionar.”