Compartir

La amaxofobia es una problemática que afecta a los conductores y, cuyo significado es el miedo a conducir un vehículo. En este sentido, la Fundación CEA ha dado a conocer el Estudio de Amaxofobia en los Conductores,  presentado por Ignacio Calvo, Psicólogo de Fundación CEA especializado en amaxofobia y Francisco Rodríguez, como testimonio de accidente de tráfico y alumno de los cursos para superar la amaxofobia, de Fundación CEA.

Este estudio ha sido realizado, para actualizar los datos que, hasta ahora, habían sido recabados por otros informes llevados a cabo entre los años 2005 y 2012. Teniendo en cuenta el aumento de personas afectadas y el alcance de esta problemática, de la que más del 28% de los conductores son víctimas, era necesario profundizar en los motivos que la causan, para ayudar con más conocimiento a las personas que lo sufren. Por ello, por primera vez el estudio se ha llevado a cabo, únicamente con personas que tienen amaxofobia.

En la actualidad y gracias al estudio, se ha descubierto que al miedo a conducir, le preceden problemas de ansiedad, más que de amaxofobia. No todas las personas que tienen miedo a conducir han sufrido necesariamente un accidente de tráfico en su vida, más bien, cada vez es mayor el número de personas que se ven afectadas por este miedo, siendo la causa principal los cuadros de ansiedad como, por ejemplo, claustrofobia, agorafobia y acrofobia entre otros.

Así mismo, se ha podido saber que la amaxofobia la sufren tanto hombres como mujeres. Hasta ahora, los estudios realizados indicaban que las mujeres, en un porcentaje altamente mayoritario, eran quienes lo sufrían, sin embargo se ha confirmado que el 55% de personas a quienes afecta, son mujeres, frente al 45% de hombres.

La conducción originalmente, se ha identificado con el género masculino, por lo que a los hombres, les cuesta más reconocer que tienen problemas de ansiedad o miedo a conducir, tras sufrir un accidente de tráfico. Bien es cierto que las mujeres muestran mayor nivel de preocupación en la conducción que los hombres y eso, les lleva a sentir ansiedad en la conducción o miedo a conducir.

Para superar la amaxofobia, lo primero que se debe hacer es trabajar en la regulación de las emociones. Hay que identificar estas emociones a nivel físico y psicológico, para poder desarrollar estrategias de afrontamiento adecuadas, hasta conseguir de forma gradual el control en sí mismo y en el vehículo, trabajar a su vez la autoestima, que en el caso de las mujeres suele ser baja, sobre todo en los casos en los que han aprendido a conducir bajo las órdenes de un hombre. Por todo ello, se debe contar con la ayuda de psicólogos especializados en amaxofobia y realizar cursos de conducción para superar la amaxofobia.