Compartir

Tras una reciente reunión con la Directora de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Teresa Riesgo, los líderes del Proyecto CITIES Timanfaya han confirmado el total apoyo del Ministerio a esta iniciativa, en la que participan una decena de entidades españolas con el propósito de poner en funcionamiento una flota de autobuses autónomos de gran capacidad, multimedia y eléctricos, que realizarán el recorrido turístico de las Montañas del Fuego, en Lanzarote, dentro de dos años. Se trata de un proyecto de I+D+i totalmente español  en el que participan 20 doctores y 40 titulados universitarios de diferentes disciplinas y que situará la tecnología española en materia de movilidad autónoma  a la vanguardia internacional. Teresa Riesgo ha manifestado el interés del Ministerio que dirige Pedro Duque, en impulsar una comisión interministerial que estudie la necesaria adaptación de la legislación al transporte autónomo, un paso imprescindible para que las “guaguas” sin conductor puedan realizar la ruta de Timanfaya en 2020. De la mano de la empresa pública Centros de Arte, Cultura y Turismo (CACT), dependiente del Cabildo de Lanzarote, el proyecto está siendo desarrollado por un Consorcio que lideran la Asociación Española de la Carretera (AEC), la Universidad Carlos III de Madrid y la empresa 2RK Consultores en Transporte Inteligente, con la participación de Mapfre España, GMV, Vázquez  y Torres Ingeniería, GMR Homologaciones y Albufera Energy Storage

Dificultades técnicas

Nacidas tras las violentas erupciones volcánicas que azotaron el sur de Lanzarote, entre los años 1730 y 1736 y que dieron origen al Parque Nacional de Timanfaya, las Montañas del  Fuego están formadas por un inmenso mar de lava, en el que se elevan conos volcánicos coronados por dantescos cráteres y atravesados por largas y profundas oquedades. Que un vehículo autónomo logre realizar un recorrido de semejante complejidad es, sin duda, el mayor reto tecnológico que tiene ante sí CITIES Timanfaya, cuya materialización ha dado ya sus primeros pasos con para trazar el mapa de la ruta. Para ello, se han utilizado GPS diferenciales, cámaras de visión estéreo y equipos lidar (light detection and ranging), una técnica de teledetección óptica, que utiliza láser para obtener una muestra densa de la superficie de la tierra, produciendo mediciones exactas en tres dimensiones. Los datos resultantes de estas mediciones permitirán simular la Ruta de los Volcanes en las pistas que posee el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en Madrid. Allí, el vehículo demostrador, que ya ha superado con éxito los primeros ensayos técnicos para garantizar la viabilidad de su uso en el proyecto, se someterá a nuevas pruebas, con el fin de analizar su comportamiento ante el complejo recorrido de las Montañas del Fuego