Compartir

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios , Ganvam,  y el Comité Organizador del Salón del Vehículo de Ocasión y Seminuevo de Madrid,  han rendido un homenaje a Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la organización y del comité del Salón desde 1998 hasta su fallecimiento en mayo de 2017.

Sus hijos Cristina, Ana y Juan Antonio han recogido una placa conmemorativa de manos del actual Presidente de Ganvam, Raúl Palacios  y del Director del Salón VO, David Moneo, quienes han destacado de su padre “el recuerdo imborrable de su energía inagotable, su talante templado y su actitud e integridad dialogante”.

Palacios ha reconocido además, “el profundo conocimiento del sector y de la industria” de Sánchez Torres y el reconocimiento de haber conseguido posicionar el Salón VO “como el mejor de Europa”, un logro del que “todo el sector le debe estar agradecido”. Moneo, por su parte, ha aludido al homenajeado como “un ejemplo a seguir”.

En este acto ha estado también presente Luis Herranz, antiguo miembro de la Junta Directiva de Ganvam, quien ha recordado “su habilidad diplomática para conjugar los intereses de la distribución en pro de un sector unido y más fuerte”, una destreza que le valió el apelativo de “juez de paz”.

El homenaje, enmarcado en las jornadas profesionales de Ganvam que desarrolla durante esta semana en el Salón VO, ha congregado en IFEMA a numerosos profesionales de la fabricación, distribución y posventa de la automoción, además de representantes de asociaciones y empresas, y medios de comunicación.

Toda una vida dedicada al motor

Juan Antonio Sánchez Torres fue abogado de formación y su experiencia profesional estuvo vinculada desde sus comienzos a la automoción, como Consejero Delegado de Comercial Mercedes-Benz a lo largo 32 años. En la década de los 80 entró a formar parte de la Junta Directiva de Ganvam, llegando a ser designado presidente de la Asociación en 1998. Desde ese año, comenzó a presidir todas ediciones del Salón VO hasta 2017.

Formó parte también de la Junta Directiva de la CEOE, CEPYME y Confemetal, y participó activamente en distintas asociaciones nacionales e internacionales relacionadas con el automóvil. Fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad ESERP. En 2007 recibió la medalla al mérito de la Seguridad Vial, concedida por el Ministerio de Interior y la Dirección General de Tráfico (DGT). En 2013 recibió el Premio a la Mediación por su papel impulsor de la unidad dentro del sector del automóvil y, fue distinguido con la placa al Mérito del Comercio de Ministerio de Economía.