Quantcast

Por qué deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio

El papel de aluminio es la última arma contra el robo de coches. Y es que este elemento, que tenemos tan interiorizado con la cocina, tiene muchas propiedades más que envolver el bocadillo. Y es que hoy en día, prácticamente todos los vehículos disponen de un sistema de apertura a distancia. Nuestro papel de aluminio es, en este caso el que puede salvarnos de que se lleven nuestro coche.

El mecanismo que permite abrir el coche desde nuestra llave a distancia es muy simple: Se emiten unas ondas electromagnéticas que llegan a un receptor. Este receptor da la orden de abrir la cerradura del vehículo. Estas ondas se emiten a una frecuencia que es fácil de emular si contamos con los conocimientos adecuados. Y de esta grieta de seguridad es de las que se aprovechan los amigos de lo ajeno hacerse con nuestro coche.

Pero no es tan sencillo todo. La señal que emite la llave contiene un código que es generado por el receptor del coche. Estos códigos van cambiando y generándose nuevos para evitar que se puedan copiar tan fácilmente. Así que no es tan sencillo abrir un coche a base de emitir este tipo de ondas. Es más, son necesarios unos chips y unas señales muy determinadas para abrir el coche. Estas señales no están disponibles para todo el mundo. Así que tranquilidad en este sentido. Además, cada par de llave y receptor de coche es único.

Ladrones tecnológicos

Por qué deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio

Sin embargo, los ladrones suelen ir más avanzados que la tecnología. Y cuentan con aparatos que detectan fácilmente este par de claves para poder abrir el coche sin apenas esfuerzo. Esto lo consiguen vigilándote. Cuando abres tu coche varias veces, detectan la señal y son capaces de adivinar el protocolo de generación de códigos. Así pues, tendrán una “copia” de tu llave. Esto no tienen por qué hacerlo cerca de ti. Con amplificadores de señal son capaces de interceptar las ondas a buena distancia.

Uno de los trucos que podemos utilizar para evitar que nos roben el coche es abrir con la llave. Pero los últimos coches no tienen ranura para la llave tradicional. Si es cierto que, tras tanto adorno, siempre hay una ranura para casos de emergencia. También las propias llaves metálicas están ocultas dentro del mecanismo. Con pulsar una pestaña, podremos hacerla aparecer. Quizás este truco es muy aparatoso, pero el más seguro. No necesitaremos una generación de códigos y la señal del receptor y del emisor no va a ser detectada.

Inhibidores antirrobo

Por qué deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio

Otra de las opciones es utilizar un inhibidor de señales. Pero aquí tenemos un conflicto y es que, al inhibir todas las señales, también vamos a evitar que nuestra llave funcione. Así que primero deberemos utilizar el inhibidor. Una vez anuladas las señales y los dispositivos, lo desactivaremos. Ahora ya podremos usar con seguridad la llave del coche. Estos inhibidores se encuentran normalmente alrededor de las comisarías. Son los dispositivos que utilizaba la policía para anular señales de dispositivos cuando había avisos de atentado.

Pero los inhibidores son caros y podemos tener conflicto con otros aparatos tecnológicos. El inhibidor de señales puede eliminar la cobertura del un teléfono, entrar en disputa con un microondas y tirar una red WiFi. Si sumamos que son de amplio espectro y que llegan bastante lejos, podemos hacer que nuestros vecinos tengan problemas. Si no queremos que se nos quejen y que nos pongan una multa grande, mejor dejar aparte estos dispositivos y optar por el tercer truco para evitar los robos.

Papel de aluminio

Por qué deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio

El papel de aluminio es nuestro tercer truco, el más sencillo, fácil y barato. Este tipo de papel mantienen bien el calor y además inhibe las ondas de la llave. El aluminio de este papel crea una barrera que no permite salir la onda desde la llave hasta el receptor. Eso sí, hay que tenerla bien envuelta, ya que, si no, la onda va a buscar un lugar por donde salir y al final tendrá una respuesta por parte del coche.

Este invento casero hay que hacerlo bien. Tenemos que colocar el papel correctamente, porque, si envolvemos la totalidad de la llave, no vamos a poder utilizarla ni nosotros mismos. Otro de los remedios es la de meter la llave dentro del microondas. El micro tiene una caja de Faraday que no permite que las ondas lo traspasen. De hecho, las ondas del microondas son radiactivas, pero gracias a esta caja, no permiten salir y afectarnos a nosotros en el día a día.

Meter las llaves en el micro o en el congelador es una buena manera para mantener a salvo el código de nuestro vehículo para su apertura. Sin embargo, hay muchas probabilidades de romper las llaves. En conclusión, si queremos proteger nuestras llaves y nuestro coche, lo mejor es acudir al concesionario y preguntar por una funda de bloqueo de señales electromagnéticas que nos proteja de los ladrones. Es una solución un poco más cara pero mucho más efectiva que los inventos caseros que pueden dejarnos sin abrir nuestro coche o sin llaves.

Comentarios de Facebook