Compartir
Foto Javier Barbancho. 7/11/2018.Madrid Comunidad de Madrid Semaforos nuevos en la A5 a la altura de la Avenida de los Poblados.

El objetivo del consistorio de disminuir el ‘efecto barrera’ es, en la práctica, un obstáculo para la movilidad para toda la zona oeste de la Comunidad. Lleva dos días funcionando el semáforo de la A-5, en Madrid, y lo que produce son tremendos atascos y ni una sola ventaja en materia de tráfico, contaminación y seguridad víal. La polémica puesta en marcha de semáforos y radares en el tramo de la A-5, popularmente conocida como la Carretera de Extremadura, en el tramo comprendido entre la Avenida de los Poblados y el acceso a la Carretera de Boadilla, lejos de ayudar a solucionar el supuesto “efecto barrera” de la carretera nacional y reducir los efectos de la contaminación y el ruido, se ha mostrado como una medida estéril, que solamente consigue empeorar la calidad de vida y criminalizar a los madrileños del suroeste de la Comunidad Autónoma. Por este motivo, el Real Automóvil Club de España, RACE, solicita al Ayuntamiento de Madrid, que se replantee la situación y retire el problema, o lo que es lo mismo, que clausure ese semáforo, porque supone un obstáculo para la movilidad en toda la zona oeste de la Comunidad. El RACE reclama soluciones, tales como ayudas para la renovación del parque automovilístico, inversiones en infraestructuras y un transporte público de calidad y más económico, que sirva como alternativa real al vehículo privado.