Compartir

A partir de mayo de 2022, será obligatorio para todos los automóviles nuevos  llevar instalado un limitador de velocidad inteligente, medida que pretende reducir la mortalidad en las carreteras en un 20%. El Parlamento Europeo ha aprobado por una amplia mayoría  la normativa del limitador de velocidad, que obliga la instalación en los nuevos vehículos ligeros del Asistente Inteligente de Velocidad, ISA, por sus siglas en inglés, que será uno de los 30 nuevos sistemas, al objeto de reducir la siniestralidad en el tráfico de coches, furgonetas, autobuses y camiones.

Este Asistente Inteligente de Velocidad, funciona en el coche por medio de cámaras que detectan las señales, mapas y datos extraídos del GPS e informará al conductor de la velocidad máxima a la que debería de circular, en función de las circunstancias de la vía. No obstante, será el conductor quien tomará la última decisión y, además, podrá desactivar el dispositivo cuando lo desee. Cada vez que arranque el vehículo, el conductor deberá de poner e n marcha el limitador de velocidad, cuyo uso sin embargo no será obligatorio. Es un primer paso para que los conductores se acostumbren a esta nueva tecnología, mientras se van perfeccionando esos dispositivos, que tienen aún un margen de error de en torno al 10 %. La eurodiputada conservadora polaca Róza Thun, que ha sido la ponente y autora del texto en el Parlamento Europeo, ha descrito este dispositivo como un “sistema inteligente que hará que los conductores sean plenamente conscientes de que están excediendo el límite de velocidad, lo que permitirá a todos estar más seguros, y también ayudará a los conductores a evitar sanciones”.