Compartir

El beneficio neto del Grupo automovilístico BMW en el primer semestre del año ascendió a 2.068 millones de euros, el 52,5 % menos que en el mismo período de un año antes, por la debilidad de la industria automovilística, las provisiones y los gastos para nuevos modelos, ha informado el fabricante alemán .

El beneficio operativo bajó entre enero y junio hasta 2.790 millones de euros (-48,8 %), pero la facturación subió hasta 48.177 millones de euros (+1,1 %), mientras que las entregas de automóviles se mantuvieron en 1.252.837 unidades (+0,8 %).

BMW ha reservado provisiones de 1.400 millones de euros ante las acusaciones de la Comisión Europea referidas a que, junto a los también grupos alemanas Volkswagen y Daimler, ha llegado acuerdos para bloquear el desarrollo de la tecnología de emisiones limpias.