Compartir

Comprar un coche no es tontería. Es una inversión y conlleva un desembolso importante que puede afectar, de manera significativa, a nuestro patrimonio; máxime si el modelo que se adquiere es de primera mano.

Una alternativa económica es la compra de un coche usado pero ¿Qué aspectos deberemos tener en cuenta a la hora de adquirirlo?

Para empezar, un automóvil usado no es sinónimo de mal coche. Todo lo contrario, si lo adquirimos de la manera adecuada, con un buen asesoramiento, estaríamos comprando algo garantizado por un precio menor al que se desembolsaría por uno nuevo.

PROS

1- El dueño original será quien absorberá el costo de la depreciación del vehículo, por lo que se podrá ahorrar un montante importante, y quién sabe, se podría tener un modelo mucho más lujoso de lo esperado.

2- Características extra totalmente gratis, esto se da porque asientos de piel u otros lujos suben el costo de un coche nuevo, pero en uno usado no influyen de manera tan directa.

3- Además de la depreciación, tampoco habrá que pagar los impuestos que suelen aplicarse a los automóviles nuevos, lo que bajaría mucho más las cuotas de pago si es que necesita un préstamo para poder comprarlo.

4- Si se realiza un buen estudio de los modelos y las necesidades, sabrás perfectamente cuáles son los puntos débiles e incluso defectos de cada coche, lo que te hará evitarlo, algo que quien compra algo nuevo no puede hacer.

5- Usarás la información de cada modelo a tu favor, y si quieres un auto de una nueva generación, ya sabrás a qué atenerte y seguramente podrás adquirir uno de segunda generación que no tenga los problemas del recién lanzado.

CONTRAS

1- Comprar un coche usado puede ser equivalente a adquirir los problemas que alguien quiere dejar atrás. Por lo tanto deberás realizar un esfuerzo extra en investigar y sobre todo, inspeccionar perfectamente el auto que vas a adquirir.

2- De nuevo hay que desembolsar un poco de dinero para que un mecánico de confianza inspeccione a cabalidad el auto que deseas comprar en todo caso, te diga el costo de alguna reparación que tendrías que realizar.

3- Si el coche que vas a comprar tiene más de cinco años, seguramente puedes olvidarte de que tenga garantía de fábrica, a menos que exista una garantía extendida o bien la pagues tú, lo cual puede ser costoso.

4- Existen diferentes métodos para encontrar un auto usado “bajo pedido“, lo que en muchas ocasiones representa un tiempo largo de espera, pues serán los sistemas los que busquen lo más cercano a lo que solicitas, lo que no garantiza ni el mejor precio ni el mejor estado.